Los coches siguen siendo, «con diferencia», la forma más popular de transporte entre los trabajadores (64%), mientras que el 9% opta por caminar y el 7% coge el metro. Por otro lado, la opción de compartir coche, mencionada por tan solo el uno por ciento de los encuestados, aparece como la alternativa «menos popular» para los españoles.

El director de Regus en España y Portugal, Philippe Jiménez, ha señalado que «dado que el tráfico de las ciudades está cada vez más congestionado es decepcionante ver que muchos trabajadores siguen obstruyendo las carreteras en hora punta, cuando podrían estar empleando su tiempo de forma más amena o productiva en cualquier otro lugar».

Ha remarcado que «para hacer frente a los efectos dañinos que estos recorridos causan en la salud y en la moral de los empleados, las empresas inteligentes están introduciendo más flexibilidad en sus prácticas y buscando soluciones en espacios de trabajo que permitan a su personal trabajar más cerca de casa».

Ha concluido que «el teletrabajo y la flexibilidad en el horario pueden proporcionar una muy necesaria rotura en la rutina semanal de desplazamiento al trabajo, además de traducirse en más espacio en la oficina y un ahorro en el mantenimiento de estas».

Otro de los inconvenientes al que tienen que enfrentarse los trabajadores es el coste del desplazamiento. Mientras que, a nivel mundial, los empleados gastan un 10% o más de su salario en desplazarse hasta el trabajo, en España la media de dinero empleado para este fin ronda el 3% del salario anual.

El informe se refiere a los problemas de salud derivados del estrés inducido por los desplazamientos al trabajo. Entre ellos, destacada: las subidas de presión arterial, los desórdenes musculares y articulares, el incremento de la hostilidad y los efectos adversos del rendimiento cognitivo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.