El president Mas durant la compareixça davant la premsa en l'acTras la llamada de atención del Tribunal de Justicia de la Unión Europea por los abusos de la ley hipotecaria española, la Generalitat ha aprobado hoy el proyecto de ley de modificación del Código de Consumo de Cataluña para, según asegura el Govern, proteger a los consumidores cuando contraten créditos y préstamos hipotecarios.

La aprobación de este proyecto de ley, que coincide también con el escándalo de las participaciones preferentes, regulará el contenido de la publicidad del producto para evitar mensajes engañosos y ampliará la información precontractual que se entrega al consumidor.

El consejero de la Presidencia y portavoz, Francesc Homs , ha afirmado hoy en rueda de prensa que “no puede volver a ocurrir que gente de buena fe contrate productos y luego por la letra pequeña acaben en un callejón sin salida y en una situación tan lamentable”.

Asimismo, el Gobierno de Artur Mas incluirá en este proyecto que las entidades bancarias y los notarios estén obligados a hacer comprensibles las implicaciones económicas y jurídicas de la transacción, así como las consecuencias en caso de impago. La reforma del Código de Consumo de Cataluña fijará también un interés de demora máximo que no podrá superar en 2,5 veces el interés legal del dinero, ya que todo lo que supere ese tope será considerado como “cláusula abusiva”.

La modificación, según ha explicado Homs, también promoverá la mediación y el arbitraje para la resolución de conflictos, centrándose en los relacionados con casos de ejecución hipotecaria de la vivienda habitual.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.