El Presidente Sebastián Piñera promulgó una nueva ley de financiamiento de las FFAA que deroga la Ley del Cobre.

Respecto de las fuerzas armadas, el Mandatario señaló que  “La Defensa y su financiamiento debe ser una política de Estado que comprometa a la sociedad entera.”

Cabe destacar que la nueva ley plantea un sistema de financiamiento plurianual, estable, transparente y con amplios controles civiles y democráticos que incluyen al Congreso Nacional y a la Contraloría General de la República.

El Presidente Sebastián Piñera promulgó esta nueva ley  de financiamiento que establece un nuevo mecanismo respecto de las Fuerzas Armadas.

La norma deroga la Ley del Cobre y genera un sistema transparente, participativo y democrático que asegura los recursos necesarios para proteger la soberanía e integridad territorial.

“La Defensa y su financiamiento debe ser una política de Estado que comprometa a la sociedad entera y que tenga la suficiente estabilidad en el tiempo para permitir a nuestras Fuerzas Armadas cumplir adecuadamente sus importantes labores”, enfatizó el Presidente Piñera.

La normativa fue impulsada por el Jefe de Estado y tiene su origen en el consenso de distintos sectores de concebir la Defensa Nacional como una política de Estado.

“Esta ley es el mejor ejemplo que el camino del diálogo, de los acuerdos, de la buena voluntad, de la colaboración es el camino que Chile necesita”, dijo el Mandatario.

Además, agregó que “cuando asumimos nuestros deberes y nuestras misiones con un sentido de país, con un sentido de Estado, buscamos el diálogo fecundo y buscamos con buena voluntad los acuerdos, el país logra avanzar a pie firme”.

La ley incorpora un criterio orientador para planificar el desarrollo de la defensa con una duración no menor a ocho años. Por lo cual se traducirá en un plan cuatrienal de inversiones, supervisado por la Contraloría General de la República, y que se presentará ante las comisiones técnicas del Senado y de la Cámara de Diputados.

A su vez, la Contraloría también se encargará de supervisar los decretos que aprueban el programa cuatrienal de inversiones y fiscalizará el financiamiento, inversiones y gastos relacionados con las capacidades estratégicas de defensa.

Sumado a ello, se creará un fondo plurianual que estabilizará las inversiones en material bélico que se hagan a mediano y largo plazo, infraestructura asociada y gastos de sostenimiento. Finalmente, un consejo se encargará de la programación y control de flujos financieros.

Por otro lado, para mantener, sostener y actualizar las capacidades de las Fuerzas Armadas se establecerá un aporte basal, mientras se crea un Fondo de Contingencia Estratégico, a cargo del Banco Central, que permitirá enfrentar situaciones de crisis.

El Presidente, acompañado por el ministro de Defensa, Alberto Espina, y por los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas, añadió: “Es una buena noticia, que para poder cumplir con estas funciones, cuenten hoy día con una ley de financiamiento ampliamente legitimada por la sociedad civil, fruto de acuerdos sólidos y transversales.”

Fuente: Presidencia de la República, Chile