LLYC (antiguo Llorente y Cuenca): Francisco Aylwin y Nicole Sternsdorff nos proporcionan su análisis acerca de la Cuenta Pública presentada por el Presdidente.

El pasado 1 de junio el Presidente Sebastián Piñera rindió su segunda Cuenta Anual al país. El discurso presidencial que históricamente se realizaba el 21 de mayo (feriado por ser día de las Gloria Navales), esta vez estrenó un nuevo formato, cambiando la fecha y realizándose en horario prime a las 21 hrs, en la búsqueda de que una mayor parte de la población pudiera seguir en directo a través de la televisión el mensaje presidencial.

El segundo mandato del presidente Piñera se ha destacado por llamar a acuerdos a todos los sectores políticos y una cultura de diálogo, lo que no estuvo exento en su segundo discurso público.

El Presidente se refirió a cinco grandes ejes y sus prioridades, como la reducción del número de parlamentarios y la cotización adicional en el proyecto de reforma previsional.

1.-Reivindica logros de 2018

En el inicio del discurso se enumeraron las principales acciones realizadas en los primeros 15 meses de su gobierno. El Presidente puso el acento en el ámbito económico, la seguridad pública y la inmigración, entregando cifras de cada uno de ellos, las que, en paralelo a su intervención, iban siendo complementadas a través de gráficos.

En ese tránsito, añadió otras iniciativas centrales que, a su juicio, desplegó el año pasado, como la protección de la clase media, la política, los acuerdos implementados en torno a los niños y la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, entre otras áreas.

2.-Política de acuerdos y cultura del diálogo

Apuntó a los logros de los gobiernos de la Concertación y habló de una nueva transición, esta vez al desarrollo del país, que —dijo— requiere del diálogo entre todos los sectores.

El mandatario apeló con fuerza a una política de acuerdos y una cultura de diálogo para seguir avanzando en el país, y atribuyó precisamente a la falta de consensos una responsabilidad en el debilitamiento de la economía durante este año. A ese factor, que conjugó con llamados a dejar atrás el obstruccionismo, agregó otros de índole externo.

3.-Prioridades

‘Las prioridades de nuestro gobierno son las prioridades de la gente: fortalecer la seguridad ciudadana, crear más oportunidades y seguridades para la clase media y consolidar un Chile en marcha’, dijo el Presidente, antes de abordar las reformas más importantes de su administración. En torno a la seguridad pública, puso especial foco en el combate al narcotráfico y, al abordar el fortalecimiento del control policial en 33 barrios, respaldó la labor de Carabineros y la PDI.

4-. Énfasis personales

A diferencia de otras cuentas públicas, esta vez la agenda medioambiental —y la organización en Chile de la cumbre COP25, a fines de año— tuvo un lugar destacado en el discurso presidencial. En el ámbito internacional, se refirió a los avances en la Alianza del Pacífico, la creación de Prosur, el que Chile sea este año sede del APEC y asista a la cumbre del G-7 en Francia. ‘Venezuela tiene una dictadura corrupta e incompetente’, dijo durante su intervención.

5.- Acápite institucional

El Presidente anunció el envío de proyectos de ley para terminar con el lobby judicial e introducir cambios al sistema de nombramiento de jueces y fiscales, además de la reducción en el número de diputados y senadores. La decisión surge en medio de fuertes cuestionamientos y la desconfianza que muestra la ciudadanía ante diversas instituciones del país, lo que ha sido medido por algunas encuestas, como la de la Universidad del Desarrollo, en que 8 de cada 10 chilenos advierten que las instituciones están en crisis. El ministro Andrés Chadwick será el encargado de coordinar esta agenda, cuyo propósito será ‘la buena marcha de nuestra República’.

Fuente: LLYC Chile