La iniciativa, que rectifica el anterior veto del Ejecutivo al endeudamiento municipal, exige cumplir varios requisitos: los municipios podrán pedir préstamos el año que viene si su deuda total no supera el 75% de los ingresos liquidados y el destino del crédito es a inversión y no a gasto corriente.

El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Pedro Castro, ha reconocido que este requisito «mínimo» dejará fuera a varios ayuntamientos, por lo que ha advertido que seguirá «peleando» para «elevar» esta cifra.

La deuda de las corporaciones locales sumaba 36.085 millones de euros en el primer trimestre de 2010, según los últimos datos del Banco de España, 1.474 millones más que en los tres meses anteriores.
Al cierre de 2009, el consistorio más endeudado era el de Madrid, también el más grande, con 6.762 millones de euros, el 23,5% de lo que adeudan todas las corporaciones.

Sus ingresos consolidados (la suma de ayuntamiento, organismos autónomos y sociedades) sumaron 6.584 millones de euros ese año, por lo que su desequilibrio contable le impediría pedir más préstamos.

El segundo ayuntamiento por poblaciones de más de 500.000 habitantes que más debía era el de Valencia, con 835 millones. Susingresos sumaron 799 millones, de modo que tampoco podría endeudarse más.
Zaragoza, con 752 millones de deuda y 785 millones de ingresos consolidados tampoco podría acceder al crédito, según los requisitos del Gobierno.

Sin embargo, Barcelona, con 753 millones de deuda y 2.255 millones de ingresos; y Sevilla, con una deuda de 522 millones y unos ingresos presupuestados de 1.032 millones de euros, sí podrían pedir nuevos créditos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.