La Vicepresidenta Primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha asegurado que la modificación del régimen jurídico de las Cajas de Ahorro contribuirá a fortalecer aún más nuestro sólido sistema financiero y la estabilidad de nuestra economía.

De la Vega considera que es «una reforma necesaria y urgente», que el Ejecutivo acomete con los deberes hechos tras la restructuración del sector y después de un proceso de diálogo y consenso con el principal partido de la oposición y con las propias Cajas de Ahorro.

Los principales objetivos de la medida, según la Vicepresidenta Primera, son «la capitalización de las cajas y la profesionalización y democratización de sus órganos de Gobierno».

Fernández de la Vega ha señalado que la reforma dinamiza el sector y preserva la función social y los intereses generales de las Cajas. El Gobierno, ha dicho, buscará «el máximo consenso con los grupos parlamentarios y el mayor acuerdo con las Comunidades Autónomas».

La Vicepresidenta Segunda, Elena Salgado, ha explicado que la reforma aprobada hoy pretende reforzar el sistema de Cajas de Ahorro permitiendo su capitalización mediante el recurso a los mercados financieros con unas cuotas participativas a las que se les otorgan derechos políticos, si así lo desean las Cajas. Además, la reforma intenta lograr una mayor profesionalización en la gestión que, a su juicio, «es excelente».

El objetivo, ha dicho, es que si las Cajas tienen en el futuro necesidades de capitalización o necesidad de crecer dispongan de los instrumentos para conseguir capital.

Salgado ha detallado que el texto declara la incompatibilidad de la presencia en los órganos rectores de cargos políticos electos. Las Comunidades Autónomas podrán estar presentes en los órganos rectores a través de los representantes designados por los Parlamentos autonómicos.

La titular de Economía también ha señalado que las Cajas tendrán la posibilidad de desviar o traspasar toda su actividad financiera, con los activos correspondientes, a un banco, y ser propietarias de, al menos, el 50% del banco. «El banco desarrollará toda la actividad financiera y la Caja seguirá teniendo la responsabilidad de la obra social y, si así lo desea, la responsabilidad de la cartera de participaciones industriales», ha dicho.

Salgado ha explicado que el proceso de reestructuración financiera está prácticamente finalizado, ya que las Cajas de se han reducido desde 45 a 19 tras los procesos de integración.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha dedicado a esta restructuración 11.200 millones de euros, a los que se sumará el importe que se destine en el caso de CajaSur.

Salgado ha subrayado que las propias entidades han hecho un gran esfuerzo para afrontar la crisis al destinar provisiones genérica por importe de 18.200 millones de euros.

La vicepresidenta económica ha recordado que el sistema financiero español ha soportado «razonablemente bien el impacto de la crisis», ya que las decisiones adoptadas han supuesto un 6,5% del PIB, frente al 13% de medida dedicado en Europa.

Elena Salgado considera que la reforma llega en el momento oportuno porque las Cajas superaron la primera fase de la crisis financiera sin ningún problema y, aunque la morosidad ha crecido, sigue estando en niveles aceptables.

La propia restructuración, ha añadido, ha aportado solvencia, así como la inyección que ha supuesto el FROB. «Nos parece que el esquema que se ha llevado a cabo es el correcto», ha dicho.

Salgado también ha indicado que la solvencia del sistema financiero español quedará patente tras la publicación de los test de esfuerzo en las próximas semanas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.