El proyecto ha recibido fuertes críticas. La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) cree que es «insuficiente y mejorable», ya que es una prestación corta, lo que deja después de ese periodo «desprotegidos y desamparados» a los autónomos desempleados tras seis meses.

En el mismo sentido ha reaccionado la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), que la considera «acertada» aunque «mejorable». La asociación afirma que el Gobierno debería estudiar un incremento del tiempo de cobro, que consideran «escaso».

La más crítica con la medida ha sido la asociación Asnepa, que ha calificado el anteproyecto de «lamentable». La asociación señala que sólo beneficiará al 16% de los trabajadores por cuenta propia y, además, no será una realidad hasta 2011.

Las organizaciones esperan que la ley mejore durante su trámite parlamentario.

La prestación por cese de actividad de los autónomos tendrá un mínimo de 583 euros mensuales y no podrá superar los 1.383 euros. Su cuantía, durante todo su periodo de disfrute, será equivalente al 70% de la base por la que el autónomo venía cotizando durante los 12 meses anteriores al cese de su actividad.

Su duración será de entre dos y seis meses, en función del periodo cotizado, y de hasta nueve en el caso de los mayores de 60 años.

Los autónomos que hayan cotizado de 12 a 17 meses tendrán derecho a dos meses de paro; los que hayan cotizado entre 18 y 23 meses cobrarán tres meses de prestación; los de 24 a 29 meses de cotización tendrán cuatro meses de paro; los de 30 a 35 meses cotizados percibirán la ayuda durante cinco meses y los de 36 meses o más de cotización cobrarán durante el máximo fijado, esto es, seis meses.

La duración de la prestación estará en función de los periodos de cotización efectuados dentro de los 36 meses anteriores a la situación legal de cese de actividad, de los que al menos 12 meses deben ser continuados e inmediatamente anteriores a dicha situación de cese.

Teniendo en cuenta que en los primeros 12 meses no existe gasto en prestación, se ha establecido un tipo de cotización para los trabajadores autónomos del 1,5% de la base, con una reducción del 0,5% en la cotización por incapacidad temporal, por lo que el trabajador cotizará efectivamente para el primer año sobre un 1%, que sobre la base mínima de 833,40 euros, apunta a una cotización mínima de 12,5 euros mensuales, sin aplicar la reducción de 0,5%, y de 8,33 euros con la reducción.

El sistema diseñado por el Gobierno es un modelo mixto, entre voluntario y obligatorio, pues para poder cobrar el paro los autónomos tendrán que cotizar al mismo tiempo por accidentes laborales y enfermedades profesionales.

En la actualidad hay 539.338 trabajadores autónomos que cotizan por contingencias profesionales, incluyendo a 176.000 trabajadores autónomos del sector agrario. El Gobierno estima que cuando se determinen las actividades con mayor riesgo de siniestralidad y se desarrollen los contratos de los TRADE, el número de autónomos cotizantes ascenderá aproximadamente a un millón.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.