La vinculación entre inmigración y mercado de trabajo explica que, en estos dos últimos años, haya habido un importante descenso de los flujos de entrada de inmigrantes.

El Reglamento perfecciona los mecanismos de gestión previstos y pone el mayor énfasis en la integración y el fortalecimiento de la cohesión social.

Anna Terrón ha querido destacar que la reforma reglamentaria fortalece los mecanismos de colaboración con los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas, al tiempo que proporciona rigor, transparencia y objetividad a los procedimientos vinculados a la extranjería.

El nuevo Reglamento, en palabras de la secretaria de Estado, “consolida un modelo basado en la cultura de la regularidad y vinculado al mercado de trabajo”. En su presentación, Terrón subrayó que “la cultura de la regularidad favorece la integración social de los inmigrantes y la convivencia”.

El texto del nuevo Reglamento inicia ayer el trámite de audiencia pública.
Antes de su aprobación, será objeto de trabajo en la Mesa de Diálogo Social, y será analizado por el Foro para la Integración Social de los Inmigrantes, la Conferencia Sectorial de Inmigración y la Comisión Laboral Tripartita de Inmigración entre otros.

Posteriormente, seguirá los trámites preceptivos de consulta e informe hasta su aprobación definitiva por el Consejo de Ministros.

Terrón ha recordado que la política de inmigración del Gobierno, una política integral y global, tiene como pilares básicos la (1) regulación de los flujos migratorios, vinculándolos a la realidad del mercado laboral; el (2) refuerzo de la lucha contra la inmigración irregular; y el (3) fortalecimiento de las políticas de integración.

A finales de 2009, la reforma de la Ley Orgánica sobre los Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social, impulsada por el Gobierno, incorporó instrumentos más eficaces en la lucha contra la inmigración clandestina y en la persecución del fraude de ley y, al tiempo, reconoció y reguló el ejercicio de los derechos fundamentales para los extranjeros.

La nueva ley orgánica incluyó, por vez primera, instrumentos esenciales para el desarrollo de la política de integración y supuso la adaptación de nuestro marco jurídico en materia de extranjería a la nueva realidad social y migratoria.

El texto presentado hoy en el Salón de Actos del Ministerio de Trabajo e Inmigración viene a completar las disposiciones con las que el Gobierno aplica y desarrolla los preceptos de la ley orgánica.

Los principios que guían la reforma del reglamento, según ha explicado la secretaria de Estado, son la consolidación de un modelo basado en la regularidad y la vinculación al mercado de trabajo; la integración y la igualdad de derechos y deberes; y el fortalecimiento de la colaboración con las administraciones locales y autonómicas, proporcionando mayor rigor, transparencia y objetividad en los procedimientos con el objetivo de fortalecer la cohesión social.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.