REAF-CGCEE 05-03-13El Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF-CGCEE), órgano especializado del Consejo General de Colegios de Economistas, presentó este martes el estudio “Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2013”, en el que concluye que la crisis ha motivado que las comunidades autónomas aumenten la presión fiscal sobre los ciudadanos generando algunos conflictos con el Estado. “Lo lógico es que se aclare la soberanía fiscal, como ya ha hecho el Gobierno con el tributo a los depósitos bancarios”, afirmó Jesús Sanmartín, presidente del REAF, que pidió al Estado que fije qué impuestos son los propios de las comunidades autónomas para evitar así los problemas competenciales.

Sanmartín también pidió al Gobierno una “reforma profunda y no los parches que se han hecho” del Impuesto de Sociedades para aumentar  su recaudación, ya que, tras las últimas subidas del Gobierno, el margen para incrementar otros impuestos como los tipos de IRPF y del IVA está “prácticamente agotado” por la aplicación de la tarifa complementaria estatal y por la subida de la tarifa autonómica en muchos territorios, quedando el marginal máximo de España entre los más elevados del mundo.

En el estudio, que constata la tardanza de los territorios autonómicos en publicar los datos de recaudación, se observa una tendencia generalizada a suprimir o limitar las deducciones y a subir los tipos, aunque esta última opción tiene poco recorrido porque, como señala el informe, España tiene unos tipos nominales muy elevados en comparación con los países de nuestro entorno.

El presidente del REAF aseguró que las comunidades autónomas han hecho mucho uso  de su capacidad normativa para regular los tributos cedidos, aumentando así el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y de Actos Jurídicos Documentados, pero dejando de lado el Impuesto sobre el Patrimonio, quizás, según explicó, porque ha estado “en suspenso” de 2008 a 2010. En todos estos tributos, los beneficios fiscales son muy numerosos, pero tienen una aplicación “muy restrictiva”, según el REAF, y se limitan a contribuyentes de determinados colectivos, con múltiples requisitos y con limitaciones de renta. Según el informe, estos beneficios fiscales tienen un impacto recaudatorio muy limitado, exceptuando las bonificaciones o deducciones en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en los territorios donde se aplican.

En la renta, según puntualizó Sanmartín, ha habido una marcha atrás generalizada en deducciones para emprendedores, por ejemplo, “por la urgencia recaudatoria”, matizó el secretario técnico del REAF, Luis del Amo, que repasó las novedades más importantes que han incluido las comunidades autónomas en materia fiscal.

El REAF también censuró la técnica legislativa que emplea el Estado, ya que puede conducir a cierta inseguridad jurídica. “En primer lugar, se legisla mucho; en segundo lugar, se modifica a menudo la normativa; en tercer lugar, hay comunidades que no elaboran textos refundidos y, por último, para los contribuyentes es muy difícil conocer todas estas normas”, describe el informe.

Para evitar el “caos normativo” debido a que bastantes de los impuestos propios que implantan las autonomías se parecen y tratan de gravar el mismo hecho imponible (aunque se articulan de manera muy diferente), el informe propone como solución que el Estado establezca determinados impuestos medioambientales y los ceda a las autonomías, teniendo éstas capacidad normativa sobre determinados elementos de los mismos.

Por último, Sanmartín recordó que la recaudación media que aportan los impuestos propios a las comunidades autónomas es solo del 1,8% de los ingresos tributarios, superando, en muchos casos, los costes de gestión a los de recaudación. “Y, sin embargo, no dejan de crearse nuevos impuestos y de modificarse los ya establecidos”, criticó.

Panorama de la fiscalidad autonómica y foral 2013

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.