Ni las críticas recibidas en los últimos días desde los diferentes sectores empresariales parece que harán cambiar la hoja de ruta del Gobierno Español en cuanto a materia laboral. Esta vez ha sido la secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez, quie manifestó el pasado viernes en Luxemburgo que “en muy poco tiempo, hemos reestructurado los pilares básicos del ordenamiento laboral español” a través de las distintas reformas acometidas desde el Ejecutivo.

Así lo expresó en el Consejo Europeo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores (EPSSCO), previo al Consejo Europeo que se celebrará los próximos días 23 y 24 de este mismo mes, donde añadió que este proceso ha sido realizado, cuando ha sido posible, “de acuerdo con los interlocutores sociales” por medio de un proceso de diálogo social “que queremos mantener abierto”.

En su intervención, Rodríguez aseguró que España comparte las reflexiones expuestas por la Comisión sobre los mercados de trabajo y, en especial, “a la necesidad de hacer un esfuerzo para aumentar la tasa de empleo, luchar contra el desempleo estructural, sobre todo de mujeres, mayores y jóvenes, reducir el fracaso escolar y lograr que los salarios reflejen de manera más adecuada la productividad”.

A este respecto, puso en valor en que las importantes reformas acometidas por nuestro país en los últimos meses se dirigen a cumplir con gran parte de estas recomendaciones.

Recordó que ya hace un año que se aprobó la reforma laboral, y posteriormente se afrontaron las reformas de las pensiones y de las políticas activas de empleo, así como la elaboración de un Plan de Choque contra el desempleo juvenil.

NEGOCIACIÓN COLECTIVA

Para terminar su repaso al proceso de reformas acometido, la titular de Empleo se refirió a la última de ellas: la reforma de la negociación colectiva aprobada por el Consejo de Ministros la semana pasada.

Esta reforma se dirige a lograr “más negociación en la empresa, más flexibilidad interna, más capacidad de adaptación de las condiciones de trabajo al entorno empresarial y más dinamismo en la negociación de los convenios colectivos”, según la secretaria de Estado, quien subrayó que supone “más flexibilidad para las empresas sin disminución de la seguridad para los trabajadores”.

Por otra parte, reclamó que, aunque algunas de las competencias tratadas son compartidas con otras formaciones del Consejo, la contribución del Consejo EPSSCO sea atendida y considerada prioritariamente para fijar posiciones comunes sobre las materias más propias de su ámbito de actuación, especialmente las relativas a protección social y en especial el ámbito de las pensiones.

Finalmente, Rodríguez concluyó expresando la conveniencia de disponer del tiempo suficiente para analizar las propuestas de la Comisión y reflexionar sobre ellas en los órganos de participación multilateral, ya que “algunas de las recomendaciones podrían haber alcanzado un mayor grado de consenso y mejor definición si se hubiera dispuesto de un procedimiento más ordenado en tiempo y forma”. Así, afirmó de cara a ejercicios futuros, que en muchos Estados Miembro el tema de la indexación salarial “corresponde a los interlocutores sociales y no a los Gobiernos”.
I

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.