Gesto serio,  el de Ruiz-Gallardon y comparecencia sobria ante los medios informativos a la hora de desgranar estos austeros presupuestos de su Ministerio. Esta vez no hubo aquellos titulares que buscamos los periodistas en una noticia; es más el Ministro volvió a desempolvar los conceptos primeros de sus inicios en el cargo, y a cerrar filas con el Gobierno ante las preguntas que se le formularon sobre la crisis económica actual

En un momento como el actual algunos de los compañeros que compartían con nosotros esta sala de prensa cuestionaron al ministro de Justicia sobre la situación actual. En este sentido Ruiz-Gallardón fue tajante y compartió los criterios del Gobierno ayer y del Ministro Guindos en el Foro Nueva Economía, evento del que fue protagonista: “Es evidente que el Gobierno va a seguir su hoja de ruta trazada y no vacilará en la aplicación de las reformas necesarias para que nuestro país salga adelante”, indicó.

Sobre el papel que jugará el Ministerio de Justicia en estos recortes, muchos de ellos ya conocidos y otros por venir, el propio Ministró dejó claro que además de ser la administración de la justicia salvaguarda de los derechos fundamentales de los ciudadanos, era un elemento clave para nuestra competitividad:”hay que fomentar la seguridad jurídica de tal forma que los inversores nos vean como un lugar adecuado para hacer negocio y a la vez sepamos recobrar la confianza de los mercados”

Ruiz-Gallardón volvió a señalar como ya lo hiciera en otras de sus esperadas intervenciones que la reducción del presupuesto de justicia un 6,3% menos que el año pasado no será excusa para alcanzar las reformas que la justicia necesita para modernizarse. “Al fina lo que queremos es un cambio de modelo actual de gestión de la justicia para ser más competitivos”, subrayó el titular de Justicia. Respecto a los ajustas últimos que se van a producir en sanidad y educación no quiso avanzar mucho, sólo comentó que ya estaban previstos con anterioridad y que serían los titulares de esos Ministerios quienes dieran más detalles a la opinión publica de los mismos.

Fue uno de sus colaboradores, Juan Bravo, subsecretario de Justicia, presente también en esta presentación pública de los presupuestos de Justicia, quien indicó que pese a los recortes no habrá ningún servicio indispensable que sufra ningún tipo de carencia. “Los proyectos que ya llevan en marcha cerca de tres años se van a mantener, y proyectos como el de la Oficina Judicial, desde el próximo año van a sufrir una reorientación necesaria para que pueda funcionar tal y como se espera de esta nueva forma de gestionar los juzgados”. Igual pasará con las partidas relacionadas con nuevas tecnologías que garantizarán la interoperabilidad de los sistemas. De momento además, se supo, tras la intervención de Fernando Román, secretario de Estado de Justicia que la puesta en marcha de la LEcrim, hasta su entrada en vigor aproximadamente dentro de año y medio no generará ningún gasto y que muchos de los actos de celebración del 200 aniversario del Supremo se han suprimido en vista de la situación de crisis por la que pasa el país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.