Santiago Juste, Jefe de Servicios Bancarios y Empresariales de AENOR, aseguró que la certificación de calidad no aumenta la burocracia, pero proporciona unas potentes herramientas para mejorar la gestión de los despachos profesionales. AENOR ha editado una guía especifica para la implantación de la norma 9001 en los despachos de abogados.

Pep Lluis Sastre, Socio Consultor de la Consultora Evalúa, ratificaba la afirmación de Santiago Juste, de no incrementar la burocracia con la certificación.

“Los manuales y procedimientos no significan más papeleo,” afirmaba el consultor tajantemente. El proceso empieza con un mapa del despacho, con los procesos estratégicos y claves, además de los procesos de soporte como suministros y compras, etc. En esta fase se identifican los cuellos de botella y otros problemas de la organización del trabajo para poder corregirlos. “La certificación ayudará a trabajar por objetivos y en la toma de decisiones en base de datos objetivos,” finalizaba Pep Lluis Sastre, que estima que una consultoría de éste tipo puede estar realizada entre 6 y 8 meses.

Carmen Herrero, Abogada y Responsable de Calidad de H&H ASESORES, miembro de la red GIPE España, con más de siete años de experiencia en certificación de un despacho, destacó que “el control de calidad permite ofrecer un gran nivel de calidad a los servicios.” A juicio de Carmen Herrero el responsable de calidad debe ser un abogado, miembro de la dirección, con dotes de organización y don de gentes.

“Lo importante de la certificación es que al final del proceso hay una evaluación de la satisfacción de los clientes que demuestra con datos verificables la calidad de los servicios,” finalizaba la abogada experta en gestión de calidad.

Durante del debate los diferentes ponentes pudieron contestar a una serie de preguntas del publico como por ejemplo sobre el coste de la certificación para un despacho, que rondaría los 6.000 Euros y la dedicación de una persona durante 18 meses al proceso de certificación.

La jornada fue inaugurada por Fernando de Rasche, presidente del GAJ del Colegio de Abogados de Madrid, quien presentó a los ponentes.

Ignacio Herrero agradeció en sus palabras de clausura la asistencia del público “a pesar del día de la semana y del horario”, y a los ponentes por su enfoque pragmático y conciso. “La certificación de calidad de un despacho de abogados es una herramienta de análisis perfecta y garantiza la mejora continua que redonda directamente en la calidad de servicio prestado y en la satisfacción de los clientes,” finalizaba el presidente de GIPE España.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.