Captura de pantalla 2013-02-14 a las 19.02.10La Comisión Europea ha adoptado este jueves una propuesta que establece las modalidades del impuesto sobre las transacciones financieras (ITF) que deben aplicarse en el marco de una cooperación reforzada.

Tal y como lo han solicitado los 11 Estados miembros que aplicarán este impuesto, la propuesta de directiva refleja el ámbito de aplicación y los objetivos de la propuesta original de impuesto sobre transacciones financieras presentada por la Comisión en septiembre de 2011 ( IP/11/1085 ). Se mantiene el enfoque que consiste en grabar todas las transacciones que tengan un vínculo con la zona donde se aplicará el ITF, así como los tipos del 0,1% para las acciones y obligaciones, y del 0,01% para los productos derivados.

Una vez aplicado a los 11 Estados miembros, se espera que este impuesto sobre las transacciones financieras genere unos ingresos anuales del orden de 30 000 a 35 000 millones de euros.

La propuesta de la ITF adoptada hoy presenta algunos cambios respecto de la propuesta original, con los que se pretende tener en cuenta el hecho de que el impuesto se aplicará a una escala geográfica inferior a la prevista inicialmente. Estos cambios se dirigen principalmente a garantizar la claridad jurídica y reforzar las disposiciones contra la elusión y los abusos en el área fiscal.

El comisario de Fiscalidad, Algirdas Semeta ha explicado: «Sobre la mesa tenemos un impuesto indiscutiblemente equitativo y técnicamente sólido, que reforzará nuestro mercado único y moderará el comportamiento irresponsable de algunos operadores del mercado»

La propuesta de hoy es la continuación del acuerdo al que llegaron los ministros de Hacienda de la UE el mes pasado para permitir a los 11 Estados miembros establecer un ITF en el marco de la cooperación reforzada ( IP/12/1138 ) .

Tres objetivos

El ITF persigue tres objetivos principales. En primer lugar, reforzará el mercado único reduciendo el número de enfoques nacionales divergentes en materia de imposición de las transacciones financieras. En segundo lugar, garantizará que el sector financiero contribuya de forma equitativa y sustancial a los ingresos públicos. Por último, el ITF apoyará las medidas de regulación del mercado, animando al sector financiero a realizar actividades más responsables, orientadas a la economía real.

Al igual que en la propuesta original, la ITF tendrá tipos bajos, una amplia base imponible y redes de seguridad ante la posibilidad de relocalización del sector financiero. De la misma manera que antes, será aplicable el «principio de residencia», que implica el devengo del impuesto si alguna de las partes de una transacción está establecida en un Estado miembro participante, con independencia del lugar donde se realice la transacción. Esto ocurre tanto si la entidad financiera que participa en la transacción está establecida en la zona de aplicación del ITF como si actúa en nombre de una parte establecida en esta zona.

Como garantía adicional frente la elusión del impuesto, la propuesta de hoy también añade el «principio del lugar de emisión». Según este principio, los instrumentos financieros emitidos a los 11 Estados miembros serán grabados cuando sean objeto de negociación, incluso si los negociadores implicados no están establecidos en la zona de aplicación del ITF. Por otro lado, ahora se excluyen las disposiciones explícitas contra las prácticas abusivas.

De la misma manera que en la propuesta original, la ITF no se aplicará a las actividades financieras diarias de los ciudadanos y las empresas (por ejemplo, préstamos, pagos, seguros, depósitos, etc.), Con el objetivo de proteger la la economía real. Tampoco se aplicará a las actividades bancarias de inversión en el contexto de la captación de capitales ni a las transacciones financieras efectuadas en el marco de operaciones de reestructuración.

La propuesta también excluye las actividades de refinanciación, la política monetaria y la gestión de la deuda pública. Por lo tanto, quedarán exentas del impuesto las transacciones con los bancos centrales y el BCE, con el Instrumento Europeo de Estabilización Financiera y el Mecanismo Europeo de Estabilidad y con la Unión Europea.

Próximas etapas

La propuesta de directiva será debatida ahora por los Estados miembros con vistas a su aplicación en el marco de una cooperación reforzada. Los 27 Estados miembros pueden participar en los debates sobre esta propuesta. Sin embargo, sólo los Estados miembros que participan en la cooperación reforzada tendrán derecho de veto, y deberán llegar a un acuerdo por unanimidad antes de poder proceder a su aplicación. También se consultará al Parlamento Europeo.

Antecedentes

En septiembre de 2011, la Comisión presentó una propuesta de sistema común de impuesto sobre las transacciones financieras, con el objetivo de garantizar un enfoque coherente de la tributación de este sector en el mercado único y una contribución equitativa del sector financiero en las financiero públicas y de contribuir a que las negociaciones del sector financiero fomenten más la eficiencia y el bienestar.

Después de intensos debates sobre el tema, en las reuniones del Consejo Ecofin del verano de 2012 se llegó a un consenso en el sentido de que no se podría llegar a la unanimidad entre los 27 Estados miembros en un periodo de tiempo razonable. No obstante, algunos Estados se dirigieron por escrito a la Comisión, solicitando oficialmente que autorizara una cooperación reforzada en el ámbito del impuesto sobre transacciones financieras, sobre la base de la propuesta de la Comisión de 2011.

La Comisión evaluó con detalle estas solicitudes en base a los criterios de la cooperación reforzada que recogen los Tratados. En particular, se estableció que la cooperación reforzada sobre la ITF no afectaría negativamente al mercado único ni las obligaciones, derechos o competencias de los Estados no participantes. Partiendo de esta evaluación, en octubre de 2012 la Comisión propuso una Decisión dirigida a permitir una cooperación reforzada en relación con la ITF. Esta decisión obtuvo el apoyo del Parlamento Europeo en el mes de diciembre y fue aprobada por los ministros de Hacienda europeos en la reunión del Consejo Ecofin celebrada en enero de 2013.

Una vez obtenida la luz verde para la cooperación reforzada, la Comisión ha podido estudiar las modalidades de aplicación del ITF a los 11 Estados miembros, que se ha presentado hoy.

Más información en el documento MEMO/13/98

Y en la web sobre fiscalidad de la Comisión Europea

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.