Los ciudadanos y las empresas europeas se beneficiarán de una mayor integración financiera y de un sistema financiero más estable gracias a los planes de la comisión para acelerar la finalización de las partes aún pendientes de la unión bancaria.

La unión bancaria se debe completar para poder desarrollar todo su potencial y contribuir a una unión económica y monetaria más estable y resistente a los choques, al tiempo que se limitan las necesidades de compartir los riesgos con el sector público. Esto beneficia todo el mercado único. Basándose en los progresos que ya se han conseguido, la Comisión publica hoy una Comunicación que expone un camino ambicioso pero realista para asegurar un acuerdo sobre los elementos más importantes de la unión bancaria, teniendo en cuenta los compromisos ya adquiridos por el Consejo. La Comunicación llega antes de la cumbre del euro que se hará en diciembre, con un formato inclusivo, y donde la finalización de la unión bancaria formará parte de los debates sobre la profundización de la Unión Económica y Monetaria.

En su discurso sobre el Estado de la Unión, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reiteró que la unión bancaria sólo puede funcionar si la reducción de riesgos y la distribución de los mismos van de la mano. La Comisión ya ha propuesto medidas para reducir más el riesgo y mejorar la gestión de los riesgos de los bancos. En noviembre pasado, la Comisión presentó un amplio paquete sobre reducción de riesgos que proponía cambios en la legislación bancaria. Ahora la Comisión urge al Parlamento Europeo y el Consejo a avanzar más rápidamente. A pesar de reconocer la tendencia actual de disminución de los niveles de créditos no productivos, la Comisión sugiere nuevas medidas para reducir estos créditos no productivos y ayudar a los bancos a diversificar sus inversiones en bonos soberanos. En cuanto a la distribución de riesgos, la Comisión presenta algunas propuestas para facilitar los progresos en el Parlamento Europeo y el Consejo y avanzar hacia un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos que garantice los ahorros de los ciudadanos de la unión bancaria a nivel central, un elemento vital de la unión bancaria que aún está pendiente. La Comunicación también expone que se deben hacer avances rápidos hacia un mecanismo de protección presupuestaria de último recurso que ya acordaron los Estados miembros en 2013, que asegure la solidaridad del sistema y garantice que el Fondo Único de Resolución tiene suficientes recursos incluso en el caso de que ocurran varias quiebras simultáneas de bancos importantes.

El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de la Estabilidad y los Servicios Financieros y la Unión de Mercados de Capitales ha declarado que tener “una unión bancaria completa es esencial para el futuro de la Unión Económica y Monetaria y por un sistema financiero que impulsa la ocupación y el crecimiento “. “Queremos un sector bancario que absorba las crisis y comparta los riesgos a través de canales privados, que asegure que los contribuyentes no están en la primera línea a la hora de pagar. Hoy estamos presentando ideas pragmáticas para avanzar en paralelo hacia la reducción y la distribución de riesgos. Esperamos que todo esto será material útil para ayudar a los co-legisladores de la UE a alcanzar un consenso sobre las medidas pendientes en 2018 “, explicó.

Elementos clave de la Comunicación

Acuerdo rápido sobre el paquete bancario

La Comisión hace un llamamiento al Parlamento Europeo y los Estados miembros para adoptar tan rápidamente como sea posible sus propuestas para reducir los riesgos y reforzar la resistencia de los bancos de la UE. La Comisión presentó este amplio paquete de reformas en noviembre de 2016. Las propuestas incorporan los elementos pendientes de las normas acordadas en el Comité de supervisión bancaria de Basilea y el Consejo de estabilidad financiera (BCBS y FSB, respectivamente, por sus siglas en inglés ). Tienen el objetivo de completar la agenda reguladora post-crisis, asegurando que las normas abordan los retos pendientes para la estabilidad financiera. Al mismo tiempo, la reformó permitirá que los bancos puedan seguir financiando la economía real.

Progresos hacia un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos

Todos los depositantes dentro de la unión bancaria deben disfrutar del mismo nivel de protección, independientemente del lugar donde se encuentren. Para facilitar la creación de un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos (EDIS, en inglés) único e impulsar avances en las negociaciones actuales, la Comisión sugiere algunos pasos que se podrían dar en cuanto a las fases y el calendario del EDIS. Las ideas que se proponen quieren abordar la división de puntos de vista y las preocupaciones que han surgido en el Parlamento Europeo y el Consejo. De manera particular, la Comunicación de hoy sugiere debatir la posibilidad de una introducción del EDIS más gradual, respecto de la propuesta inicial. Sólo habrían dos fases: un período más limitado de reaseguro y después coaseguro. Cualquier avance hacia esta segunda fase estará condicionado a los progresos logrados en la reducción de riesgos. En la fase de reaseguro, el EDIS sólo proveerá cobertura de liquidez a los Sistemas de Garantía de Depósitos (DGS, en sus siglas en inglés). Esto significa que proveerá temporalmente los medios para asegurar los reembolsos en caso de que un banco entre en crisis, mientras que los Depósitos de Garantía nacionales deberán devolver este apoyo, aseguró que cualquier pérdida se sigue cubriendo a nivel nacional. En la fase de coaseguro, el EDIS irá cubriendo pérdidas progresivamente.

Un mecanismo de protección presupuestaria para la unión bancaria

Cuando se creó el Mecanismo Único de Resolución (SRM), los Estados miembros estuvieron de acuerdo en la importancia de tener un mecanismo de protección común para el Fondo Único de Resolución (SRF) para proteger la estabilidad financiera. El objetivo es asegurar que, si fuera necesario, después de que los inversores privados hayan absorbido pérdidas vía recapitalización, el fondo tenga recursos suficientes para abordar una resolución bancaria importante, o varias resoluciones bancarias que puedan suceder de manera simultánea. Todos los costes deben ser recuperado por el sector bancario, por lo que la neutralidad fiscal a medio plazo queda asegurada. El documento de reflexión de la Comisión Europea sobre la profundización de la Unión económica y monetaria señalaba que una línea de crédito del Mecanismo Europeo de Estabilidad sería la opción más efectiva. Esta línea de trabajo debe ser articulada a través del próximo paquete de propuestas de la Comisión para profundizar en la Unión monetaria, que incluirá una propuesta para transformar el ESM en un Fondo monetario europeo, en el marco de la legislación de la Unión. En este contexto, también será importante asegurar un proceso eficiente de toma de decisiones que permita un desarrollo rápido del mecanismo de protección en situaciones de último recurso.