image“Si en algún ámbito debe potenciarse la marca personal es en el sector legal”. Con estas palabras Paula Fernández-Ochoa, socia directora de la consultoría de marketing jurídico +Morethanlaw, y Fernando Mier, abogado y socio del Despacho Iuristax, arrancaron el pasado miércoles el acto “Marca personal en el sector legal”, organizado por el Club Derecho ESADE Alumni en Madrid. La sesión estaba enfocada a aprender cómo definir la marca personal y qué estrategia seguir e identificar para construir una reputación en el mundo de los despachos de abogados.

“La marca personal es, en la actualidad, esencial para el éxito de cualquier profesional del derecho y, en algunos casos, es más importante que la marca corporativa de las organizaciones en las que estos se integran. La marca personal consigue transmitir la mejor versión de ti mismo y posicionarte como la primera opción de los clientes que componen tu mercado”, explicó Fernández-Ochoa. Como ejemplo, los dos expertos citaron una encuesta a las asesorías jurídicas de las empresas del Ibex 35 en la que éstas valoraban con 7 puntos la reputación de los despachos con los que contrataban los servicios jurídicos, mientras que esos despachos creían que las asesorías las valoraban en 9 puntos. En cambio, las asesorías daban de puntuación un 8,2 a la reputación individual de los abogados con los que trabajaban y éstos, a su vez, bajaban esa nota a 7,1.

En el sector legal, explicaron los ponentes, el mercado se ha vuelto más competitivo, los clientes conciben a los despachos de manera homogénea y los buenos letrados ahora también tienen problemas para encontrar su sitio. Por eso, “hay que conocer qué es lo mejor que podemos dar de nosotros mismos y diferenciarnos”, recomendó Mier. Y una manera de diferenciación es la marca 2.0. Para ello, lo primero que propusieron los expertos fue el egosurfing, es decir, buscar tu propio nombre en Google y comprobar qué información aparece de ti porque “si el mercado no te ve, no existes”, afirmó Fernández-Ochoa, que recalcó la importancia de tener habilidades comerciales porque en la actualidad es el despacho el que busca al cliente y no al revés. Las redes sociales son fundamentales a la hora de dar visibilidad al abogado y, según criticaron, todavía hay pocos letrados que tengan una presencia seria y constante en Internet. “Hay un escaso perfil profesional de socios en Linkedin, cuando es una forma fácil y rápida de dar tarjetas”, aseguraron.

2 Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.