El nivel de formación alcanzado en España es netamente inferior al de la media de la OCDE y de la Unión Europea, que se sitúan 20 puntos por encima.

El trabajo, que hace referencia a los datos del curso 2005-2006, permite la comparación con los sistemas educativos de los países de nuestro entorno, situando a España en antepenúltimo lugar, sólo por delante de Portugal y México, donde la cifra de adultos que no han alcanzado el graduado en educación secundaria postobligatoria alcanza el 72 y el 78 por ciento, respectivamente.

La secretaria de Estado de Educación y Formación, Eva Almunia, señaló, en el marco de la presentación de este estudio en Madrid, que los resultados de este examen internacional señalan que España «ha avanzado mucho en los últimos años», para añadir que «hay que ser críticos porque queda mucho por hacer».

Entre los más avanzados de la OCDE, se encuentra Estados Unidos donde sólo el 12 por ciento de la población entre 25 y 64 años no tiene estudios superiores a los obligatorios, seguido de Reino Unido (14%), Suecia (16%), Alemania (17%), Finlandia (20%) y Países Bajos (20%). En la media de la OCDE y la UE (31%), se sitúan Francia (33%) e Irlanda (34%) y por debajo de ella, Grecia (39%) e Italia (48%).

Asimismo, en cuanto a la población que ha alcanzado al menos el nivel de la segunda etapa de secundaria, es decir, bachillerato y formación profesional de grado medio, el informe refleja que el 36 por ciento de los adultos españoles de entre 25 y 34 años no tiene este nivel, una cifra que aumenta hasta el 73 por ciento cuando se refiere a los españoles de entre 55 y 64 años. Este indicador sobre el porcentaje de adultos que ha completado al menos estudios secundarios superiores sitúa a España a 14 puntos de la media de la OCDE y a 15 puntos de la UE.

Sobre la tasa de graduados en la segunda etapa de educación secundaria -porcentaje de estudiantes que titula en un determinado año, en relación con la edad teórica a la que se alcanza esa titulación (20-24 años)- España alcanza el 72 por ciento, es decir, 11 puntos menos que la media de la OCDE (83%) y 14 menos que la UE (86%). Por tanto, la tasa española se sitúa todavía a 13 puntos del objetivo europeo para 2010, que pretende llegar al 85% de graduados.

Almunia reconoció que España «necesita mejorar» en este aspecto y avanzó que el próximo curso 2009-2010 entrará en vigor la reforma de la formación profesional, que permitirá reconocer la experiencia laboral de los jóvenes que en su día abandonaron sus estudios y han desempeñado una profesión durante tres años como mínimo. «Les vamos a facilitar la labor para que puedan compaginar la formación con su trabajo porque necesitamos titulados en este ciclo», apuntó la secretaria de Estado.

Respecto al porcentaje de adultos de 25 a 64 años que ha completado estudios universitarios o ciclos formativos de grado superior, España alcanza el 28% de graduados y se sitúa por encima de la media de la OCDE (27%) y de la UE (24%).

Esta diferencia aumenta si se limita el grupo de edad -de 25 a 34 años-, donde España alcanza el 39% de titulados en enseñanzas superiores frente al 33% y 30% de la OCDE y la UE, respectivamente.

Sin embargo, entre el grupo de españoles de 55 a 64 años, únicamente el 15 por ciento tiene un título en educación terciaria, en contraposición con el 19% de la media de la OCDE y el 18% de la UE.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.