Cuatro de cada diez despachos -37,7%- confiesa haber registrado un saldo negativo en su cartera de clientes en 2009, mientras que el porcentaje de aquellos que han experimentado algún aumento ha descendido a un 19,3%.

La caída en los clientes se ha visto traducida también en un fuerte descenso de la facturación. Hasta un 40% de las pequeñas firmas ha visto caer sus cifras de ingresos: de ellas un 9% ha sufrido descensos de más del 25%, un porcentaje similar los ha padecido de un 16% a un 25%; y otro 20%, entre un 6% y un 15%.

Las cifras forman parte de un estudio realizado en los dos primeros trimestres de 2009 por el Observatorio del Despacho Profesional de SAGE en colaboración con la consultora Planificación Jurídica.

Según el informe, en esa caída de la facturación han influido también otros factores, «como la bajada de precios y el menor volumen de servicios contratados (por ejemplo, la reducción de plantillas de las empresas contratantes ha supuesto una caída generalizada de los ingresos por la prestación de servicios de asesoría laboral)», según recogió el periódico Cinco Días.

Los sectores que continúan lastrando la evolución de los despachos son la construcción y subsectores relacionados con las empresas inmobiliarias o empresas auxiliares de la construcción.

El informe resalta, además, el deterioro que está sufriendo la actividad comercial y que está empezando a configurarse como una amenaza en el corto plazo.

En cuanto a áreas de negocio, fiscal, laboral y contable copan el 60% de toda la actividad, «si bien la fiscalidad está adquiriendo algo más de peso dentro del volumen de negocio». No ocurre lo mismo con laboral que, pese a mantener el segundo puesto en orden de importancia, está a punto de nivelarse con el área de contabilidad, como consecuencia sobre todo de la reducción de las plantillas de los clientes empresariales.

Unas áreas que parecen estar creciendo bastante pese a todavía representar una cuota tímida dentro de los balances de las asesorías «son las referidas a la consultoría de empresas y la litigación, tanto por el número creciente de empresas que necesitan reflotarse o ajustarse», concluye el estudio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.