Estos datos están recogidos en el informe elaborado por Deloitte y The Manufacturing Institute con motivo de la celebración del Día del Trabajo en Estados Unidos.

Este estudio también refleja que existe cierta desconfianza a las políticas del Gobierno americano.

Según los encuestados, éstas pueden suponer una desventaja para la industria y disuaden a los trabajadores a la hora de buscar empleo en el ámbito de la producción.

El 76% de los norteamericanos piensa que la industria de fabricación es un elemento clave para mantener el nivel de vida en Estados Unidos.

Además, la opinión pública cree que el trabajador americano está capacitado para participar en un sector manufacturero que califica de “saludable”.

Los encuestados afirman que el buen comportamiento ético, la competitividad, y la productividad de los trabajadores son los atributos que convierten a la industria manufacturera estadounidense en globalmente competitiva.

Según el informe de Deloitte, los norteamericanos también muestran preocupación por el futuro de la industria; el 75% cree que se necesitan mayores estrategias de desarrollo y una mayor inversión en este campo.

Además, el 68% considera que desarrollar una industria manufacturera fuerte debe ser una prioridad nacional.

En muchos casos, esta inseguridad predominante sobre el futuro de la industria, provoca que muchas personas continúen sin querer trabajar en el sector.

Solamente un 30% de los encuestados animará a sus hijos a comenzar una carrera en la industria manufacturera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.