Manuel Martín“Hace un año tenías que ser el mejor de los mejores. Hoy, el único en lo que haces”. Esta filosofía es la que ha llevado a Manuel Martín y al despacho que dirige a continuar a la cabeza de los bufetes más sólidos de España. Gómez-Acebo & Pombo continúa en la senda del crecimiento en un año de incertidumbre económica en el que, según Martín, hay luz al final del túnel.

Le acaban de reelegir socio director, ¿cómo afronta este año al frente del despacho?

Va a ser un año muy parecido al anterior en términos de demanda y volumen de negocio, con ligerísimos incrementos, en el 1 o en el 2% en el mejor de los casos. La situación macroeconómica del país es ligeramente mejor que la del año pasado por estas fechas, por lo que esperamos que se reactive algo la actividad económica. Sabemos que no va a haber inversión pública porque el Estado va a seguir intentando hacer sus deberes para rebajar el déficit público, pero tenemos esperanza en que se reactive el crédito de las actividades financieras y que haya una mayor afluencia de inversores extranjeros. Estamos en la agenda de muchísimos fondos y hace dos años ni estábamos ni se quería oír hablar de España, entre otras razones, por la incertidumbre que hay en la zona euro.

¿Qué efectos pueden tener en esa reactivación las medidas económicas que está tomando el Gobierno?

Independientemente de las ideas políticas que se tengan, las reformas que ha hecho el Gobierno son importantes. A corto plazo están dando unos resultados esperados, pero a medio y a largo plazo van a suponer un cambio importante en el panorama de la economía española. De hecho, ya está dando resultados en las exportaciones, por ejemplo. Nos estamos volviendo más competitivos. Haber hecho muchos ajustes sobre todo en la mano de obra, te das cuenta de que puedes seguir produciendo lo mismo con mucha menos gente y por menos coste, con lo cual eres más competitivo en cuanto a precios.  Si eres capaz de vender más barato, te vas a llevar el gato al agua.

¿La reforma laboral nos ha hecho más competitivos o ha menoscabado el empleo?

No nos llevemos a engaño. La reforma laboral no ha puesto seis millones de personas en la calle, de hecho, cinco millones estaban así con la antigua ley. Esta ley va a prepararnos para un mercado laboral mucho más moderno y más flexible. Si tú tienes una empresa y de pronto las condiciones de mercado cambian de tal manera que reduces la demanda y no puedes reducir tus costes, acabas desapareciendo. La flexibilidad laboral necesariamente va a reactivar a medio plazo el mercado laboral.

¿Qué ventaja tienen las empresas españolas frente a las de otros mercados?

En sectores estratégicos importantes, nuestras empresas son muy grandes, están muy diversificadas y tienen inversiones en todo el mundo, lo que les ha permitido ahora, en momentos de crisis, seguir con beneficios. Tenemos un entramado empresarial que no lo tienen otros países y eso tiene que contribuir a recuperar la actividad económica del país.

Con respecto a su despacho, ¿cómo han conseguido qué la facturación en 2012 se haya contraído menos que en 2011?

La frase que define nuestro año es que hemos hecho los deberes. Hemos hecho lo que dijimos en la junta que íbamos a hacer, además de que nuestras predicciones sobre el mercado se han cumplido. Hemos aumentado la productividad, somos más competitivos y sin entrar en la guerra de precios porque esa nos parece una estrategia cortoplacista. Hay un ratio que solemos utilizar para ver cómo va el despacho: de los expedientes abiertos en un año, vemos lo que se ha facturado de media y esa cifra en 2012 ha mejorado un 25%. Se ha mejorado claramente la facturación del negocio.

¿Cuáles han sido las áreas que han tirado del carro en 2012?

El área principal sigue siendo corporate, con el 70% de facturación. El 30% ha ido a otras áreas como laboral, fiscal, procesal, y propiedad industrial.

¿Qué mercados exteriores son los más interesantes para el despacho?

Son siempre los mismos. Este despacho originalmente era de clientela extranjera, aunque ahora las empresas españolas tienen más peso. Los últimos datos dicen que de los clientes principales de la casa, el 46% son españoles y el 54% son extranjeros. De ese último porcentaje, casi el 30% pertenece a la Unión Europea, principalmente de Reino Unido, Alemania, Francia y Holanda; y algo más del 18%, pertenece a Estados Unidos. Es decir, que los mercados son siempre los mismos, aunque es verdad que ahora tenemos clientes como fondos soberanos de Oriente Medio que están invirtiendo.

Y la oficina de Nueva York, ¿cómo está funcionando?

La acabamos de abrir en noviembre, pero tenemos la convicción de que funcionará bien porque raro es que funcione mal algo cuando tienes a la persona correcta.