El Instituto señala que deberían tenerse en cuenta estos datos ahora que se ha abierto en España el debate sobre el retraso de la edad de jubilación desde los 65 a los 67 años y que se está queriendo cortar el grifo de las prejubilaciones.

Lo cierto es que el fenómeno de una salida temprana del mercado laboral afecta a todos los países de la UE, en algunos con especial intensidad, como Malta, Hungría y Polonia, donde apenas el 30% de los trabajadores mayores se encuentran en activo.

España se halla hacia la mitad de la tabla y, con una tasa del 45,6%, iguala la media comunitaria de los Veintisiete.

El país con un mayor nivel de empleo en el colectivo de trabajadores de 55 a 64 años es Suecia, donde el 70,1% de los trabajadores de estas edades siguen en activo.

Le siguen Estonia (62,4%), Letonia (59,4%), Reino Unido (58%), Dinamarca (57%), Finlandia (56,5%), Chipre (54,8%), Alemania (53,8%), Irlanda (53,6%), Lituania (53,1%), Países Bajos (53%) y Portugal (50,8%), todos ellos por encima de la meta del 50% fijada en la Cumbre de Lisboa.

Fuera de dicho objetivo se sitúan, además de España, la República Checa (47,6%), Bulgaria (46%), Rumanía (43,1%), Grecia (42,8%), Austria (41%), Eslovaquia (39,2%), Francia (38,3%), Bélgica (34,5%), Italia (34,4%), Luxemburgo (34,1%), Eslovaquia (32,8%), Polonia (31,6%), Hungría (31,4%) y Malta (29,1%).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.