La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), concluyó de manera virtual el Foro Abierto de Diálogo: “Salud integral ante el Covid-19”.

El Foro fue organizado por el Seminario Permanente de Derechos Humanos y Cultura, que impulsó la Presidenta Rosario Piedra Ibarra, en el que conversaron especialistas, académicos, defensores de derechos humanos, servidores públicos y la sociedad en general con miras a la solución de los problemas que aquejan a la población mexicana a través del pensamiento crítico.

Entre las temáticas se destacaron los retos que se enfrentan en materia de salud integral y las mejoras que demandan los sistemas de salud público y privado; la situación de diferentes grupos vulnerables ante el COVID-19, como los adultos mayores, personas en situación de pobreza, con enfermedades crónicas e inmunodeprimidas; la salud como derecho humano y las perspectivas futuras que se plantean desde la experiencia actual.

Fernando Cano, Ombudsperson nacional, manifestó que: “la pandemia no cancela los derechos humanos de las víctimas y sus deudos” y valoró la importancia del trabajo comunitario para identificar a grupos vulnerables que viven con comorbilidades, así como personas en situación de pobreza o que pertenecen a grupos indígenas.

Además, insistió en que para mejorar la salud integral en México es necesario cumplir cuatro conceptos fundamentales:

1.- La disponibilidad, que se refiere a contar con un número suficiente de establecimientos de servicios públicos y profesionales de la salud;

2.- La accesibilidad, física, económica y sin discriminación;

3.- La aceptabilidad, para que todos Dirección General de Comunicación los establecimientos bienes y servicios sean respetuosos de la ética médica y culturalmente apropiados;

4.- La calidad, aceptable desde el punto de vista cultural.

Por su parte, Nayelhi Saavedra señaló, respecto del derecho a la salud, que: “quizá estemos desde unas décadas para acá en las puertas de un cambio epistemológico, que implica no pensar la salud en oposición a la enfermedad, sino incluirlo en el concepto de mayor de bienestar”, y en el concepto del buen vivir “se busca que quepan todas las diferencias posibles, incluyendo las medicinas tradicionales”.

Por otro lado, destacó también la importancia de que el personal de salud desarrolle sensibilidad ante las situaciones de vulnerabilidad y las limitaciones a las que se enfrentan los pacientes.

José Juan Sánchez se refirió a la salud mental durante el confinamiento y subrayó que pronto “vamos a empezar a hablar de sindemia”.

Agregó que el personal de salud ha estado aprendiendo a la par del desarrollo del COVID-19: “se debe reconocer que, en este caso, no hubo entrenamiento porque la pandemia vino directamente y con una disociación mente-cuerpo que es muy terrible”.

Por ello, para lograr una salud integral “no debemos separar mente de cuerpo, ni sociedad de persona” dado que “hablar de la prevención de la salud tiene que ver con todo, no hay área de la vida que no se relacione con la salud.”

Fuente: Dirección General de Comunicación Ciudad de México, a 22 de octubre de 2020 Comunicado de prensa DGC/335/2020 CNDH


Si te ha gustado esta noticia, suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de la actualidad jurídica más relevante.

SUSCRÍBETE A DIARIO JURÍDICO

Recibe nuestro boletín semanal con la actualidad jurídica más destacada.

Sus datos serán incorporados a un fichero automatizado con el objeto exclusivo de dar respuesta a su suscripción Dicho fichero es de titularidad exclusiva de LEXDIR GLOBAL S.L. y no será cedido a un tercero en ningún caso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.