El Presidente López Obrador participó en la Cumbre G20 sobre COVID-19 y pidió a las potencias que no cierren sus fronteras con políticas arancelarias unilaterles.

El G20 es un mecanismo informal de concertación política y económica en el que participan las principales economías del mundo, así como países invitados y organismos internacionales. Cuenta con una presidencia anual rotativa, que este año corresponde a Arabia Saudita.

Esta vez, el G20 tuvo que convocar a una Cumbre extraordinaria de líderes del G20 para aunar esfuerzos ante la amenzada mundial del coronavirus.

La Cumbre Extraordinaria del G20 se celebró en formato de videoconferencia con el objetivo de asegurar la respuesta coordinada a la pandemia del coronavirus COVID-19.

Allí, el Presidente mexicano sostuvo que se debe conseguir la participación de los pueblos y llamó a las potencias mundiales a no obstruir fronteras por medio de políticas arancelarias.

Tras la Cumbre, los líderes adoptaron una Declaración Conjunta que contiene acuerdos puntuales sobre políticas de salud pública, apoyo social, economía y finanzas.

“La pandemia sin precedente del COVID-19 es un poderoso recordatorio de nuestra interconexión y vulnerabilidades. El virus no respeta fronteras. Combatir esta pandemia requiere una respuesta global transparente, robusta, coordinada, de gran escala y basada en ciencia, con espíritu de solidaridad. Estamos fuertemente comprometidos a presentar un frente unido ante esta amenaza común.”

“Expresamos nuestra profunda tristeza por la trágica pérdida de vidas y por el sufrimiento que enfrenta la gente alrededor del mundo. Es nuestra absoluta prioridad combatir la pandemia y sus consecuencias sanitarias, sociales y económicas, las cuales están interrelacionadas. Expresamos nuestra gratitud y apoyo a todos los trabajadores de la salud en la primera línea en el combate a esta pandemia”, sostiene la primera parte de la Declaración Conjunta.

Tras la Cumbre, López Obrador consideró fundamental una de las acciones que lleva a cabo su gobierno: “Conseguir la participación de los pueblos. Para enfrentar esta crisis de salud no basta con los hospitales, se requiere la participación de la gente.”

Del mismo modo, destacó la importancia de la familia como la institución social más importante en el caso del pueblo de México, para asegurar la protección de quienes se encuentran en situación de riesgo por sus condiciones de salud, lo adultos mayores y mujeres embarazadas.

El primer Mandatario también hizo hincapié en que la cooperación internacional debe centrarse en quienes resultan afectados por los efectos económicos de la pandemia:

“En el proceso de recuperación económica debe darse atención especial a las microempresas familiares y a todos los que trabajan en la llamada economía informal, los que se buscan la vida como pueden.”

Valoró también que se privilegie el trato humanitario a la población y en ese entendimiento consideró urgente que la Organización de las Naciones Unidas controle lo relativo al comercio de medicamentos y equipos en virtud de la escasez y el fenómeno del acaparamiento.

A las potencias les sugirió colaborar para establecer una especie de tregua, “que no haya cierres de fronteras con políticas arancelarias unilaterales; que no prevalezcan los monopolios comerciales, que no se use el precio del petróleo para afectar la economía de los pueblos y cerrarle el paso a la especulación financiera, estabilizando la economía mundial”.

Fuente: Presidencia de la Nación, República de México

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.