El Canciller Roberto Ampuero dio a conocer la posición del país chileno al Pacto Mundial sobre Migración.

El pacto mundial sobre migración sería el primer acuerdo intergubernamental, negociado bajo el auspicio de las Naciones Unidas, cuyo propósito es cubrir todas las dimensiones de la migración internacional de una manera total y holística.

En la Declaración de Nueva York sobre Refugiados y Migrantes, adoptada en septiembre de 2016, la Asamblea General de la ONU decidió desarrollar un pacto de dimensión mundial para establecer una migración segura, ordenada y regular.

El proceso de desarrollar de este pacto comenzó en abril de 2017. Este año, la Asamblea General celebró una conferencia intergubernamental sobre migración internacional con vista a adoptar ese pacto mundial.

La declaración del Ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, sobre la posición oficial adoptada por Chile en relación con el Pacto sobre Migraciones que se vota en Naciones Unidas, se sintetiza así:

La política migratoria de Chile está fundada en: la protección y el respeto por los derechos humanos de todos los migrantes, regulares o irregulares, en todo tiempo, en todo lugar y bajo cualquier circunstancia; el derecho de toda persona a dejar su país de origen y desplazarse libremente, dentro del territorio de un Estado, en el que se encuentra legalmente; y el derecho soberano del Estado para determinar quiénes y bajo qué regímenes pueden ingresar a su territorio.

Bajo estos principios, el Ministerio de RREE busca una inmigración que sea segura, ordenada y regular. Esto significa, ejercer una política de “puertas abiertas” para recibir a aquellos migrantes que vienen a comenzar una nueva y mejor vida, con la intención de respetar nuestras leyes, y a aportar al desarrollo de nuestro país.

Pero, al mismo tiempo el Canciller explicó la importancia de ejercer una política de “puertas cerradas” para detener la entrada irregular y evitar que ingresen aquellos que vienen a hacernos daño; como los delincuentes, narcotraficantes, el crimen organizado y los grupos de trata de personas.

El Ministro de Relaciones Exteriores considera algunos aspectos del Pacto para la Migración inconsistentes con la política migratoria chilena y los principios que la inspiran. Por ejemplo:

  1. El Pacto incentiva la migración irregular, pues no distingue claramente entre inmigrantes regulares e irregulares en lo relativo a la reunificación familiar y al otorgamiento de beneficios sociales. Asimismo, promueve el ingreso de inmigrantes vulnerables, que no han solicitado asilo ni han sido reconocidos como refugiados.
  2. El documento introduce nuevos requerimientos para el retorno de migrantes. Ello significa para el país de destino – incluso después de la expulsión – crear condiciones para la integración económica y social de los migrantes retornados.
  3. Finalmente, afecta el derecho soberano a decidir cómo resguardar sus fronteras, y especialmente, las condiciones de ingreso a su territorio.

El modo en que Chile regula su política migratoria es un asunto de carácter esencialmente interno, sin perjuicio de la colaboración multilateral y el cumplimiento de nuestras obligaciones internacionales.

Sin embargo, en este caso específico, el ministro decidió abstenerse de votar a favor del Pacto para la Migración,dado que no resguardacompletamente los legítimos intereses del país y dificulta la protección de fronteras.

Fuente: Cancillería Chile