BDOMontse Rodríguez, directora nacional de Asesoramiento Laboral de BDO Abogados aseguró que la reforma laboral aprobada hace un año “está aplicando con éxito el despido por absentismo en las empresas” en el marco del desayuno de trabajo ‘Aplicación judicial de la reforma laboral y sus implicaciones para el sector Hoteles, Turismo y Ocio’, organizado en Barcelona por la auditoría BDO.

Rodríguez añadió que, en situaciones de crisis, “parece lo justo que antes se despida al trabajador que no está de forma reiterada, que a otro que asiste habitualmente, siendo además ese mensaje coherente para el resto de empleados”.

Por su parte, el desayuno contó con la ponencia de la Magistrada de la Sala Social del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Sara Pose Vidal, que lamentó que el Real Decreto Ley 3/2012 de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral no haya conseguido “los objetivos marcados” y que las medidas de flexibilidad laboral alternativas al despido “no hayan funcionado como se esperaba”.

En su intervención frente a representantes del sector hotelero catalán, Pose Vidal consideró útiles los cambios introducidos en la norma en relación al absentismo laboral y apostó por el control del empresario como herramienta básica de lucha contra este fenómeno. Explicó que en 2010, el coste para España del absentismo laboral fue de 64.000 millones de euros (un 1,5% del PIB), lo que supuso que un millón de personas faltase diariamente a su puesto de trabajo.

En esta línea, aunque reconoció que son muy pocos los casos de este tipo que llegan a los tribunales, confesó que, en cuestiones sobre absentismo, “los jueces no suelen ser protectores con el trabajador” porque son conscientes del “grave perjuicio para la competitividad” de la empresa que supone la falta reiterada e intermitente del empleado.

Más tiempo y no más cambios

Por otra parte, la Magistrada del TSJC reclamó más tiempo para “aplicar la norma y saber interpretarla”, así como evitar nuevas modificaciones en el texto. “Tantos cambios y tan rápidos han provocado inseguridad jurídica tanto para empresas como para los trabajadores en materias fundamentales como el despido”, afirmó.

En este sentido, lamentó que el legislador haya dejado “espacios en blanco” en la norma para la interpretación de los jueces y abogó por la designación de una comisión de expertos que elabore este tipo de leyes y que incluya la experiencia y los conocimientos de trabajadores, empresarios y sindicato, como medida para evitar posibles errores judiciales.

“El legislador debería saber que hay medidas que se aplican en otros países de Europa (contrato parcial de Alemania, sistema de indemnizaciones de Austria, etc.) que no pueden transplantarse directamente a España porque antes es necesario un cambio cultural”, aseguró Sara Pose Vidal. En cuanto a los despidos, tanto colectivos como individuales, aunque se han clarificado las causas, siguen habiendo incógnitas en su aplicación. “El 70% de las sentencias por ERE se han anulado por cuestiones formales o por no acreditar debidamente la concurrencia de la causa”, apuntó.