Según los últimos datos de recaudación recogidos por el Cuerpo Especial de Gestión de la Hacienda Pública (Gestha), este descenso se debe al incremento de las solicitudes de aplazamiento y fraccionamiento de los pagos fiscales por parte de los contribuyentes, así como a la fuerte desaceleración de la actividad económica y al aumento de la economía sumergida.

La recaudación por IVA, «indicador fiel» del dinamismo del consumo de las economías domésticas y de la actividad de la empresas, registró un retroceso del 29,9% en este periodo, hasta los 18.420 millones de euros, debido principalmente a la evolución negativa del mercado de la vivienda y a la caída del gasto en consumo de las familias.

Los ingresos derivados del IRPF, que recogen los pagos fraccionados ingresados por los autónomos y las cantidades retenidas por las empresas a sus empleados, experimentaron también una bajada del 14,6%, hasta situarse en 27.702 millones de euros, lo que supone una desaceleración de tres puntos con respecto al ritmo acumulado hasta abril, debido al mayor adelanto de las devoluciones y al descenso de las retenciones de capital en mayo.

La recaudación por el Impuesto de Sociedades, la principal fuente de ingresos del Estado después del IRPF y del IVA, descendió un 20,7% hasta mayo y se situó en 5.356 millones de euros.

Gestha atribuye este comportamiento a la caída de los beneficios empresariales por la crisis, así como al aumento de las solicitudes de aplazamiento o pago fraccionado ante la falta de tesorería y fuerte endeudamiento que padece el sector empresarial español.

Los técnicos de Hacienda advirtieron del aumento de la economía sumergida «en una coyuntura donde las dificultades económicas promueven la ‘picaresca’ e incitan a los contribuyentes a defraudar antes que a cumplir sus obligaciones fiscales».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.