El homicida responsable de la muerte de cinco mujeres en Castellón ha sido liberado de la prisión de Herrera de la Mancha tras cumplir la sentencia máxima de 25 años establecida por la ley. Este extremo ha sido posible gracias a la conocida como “Doctrina Parot”.

cárcelSegún nos cuenta el abogado penalista Granada Félix Fernández, La «doctrina Parot» fue una interpretación jurídica aplicada en España que afectó a la forma en que se computaba el tiempo de prisión para ciertos delincuentes.

Antes de la doctrina Parot, el cómputo de la pena en España se realizaba sobre la base del Código Penal de 1973, que permitía redimir ciertas cantidades de tiempo de prisión por trabajo y buena conducta. Esto resultaba en que, en muchos casos, los delincuentes cumplían penas más cortas de lo que inicialmente se había determinado por la sentencia.

En 2006, el Tribunal Supremo de España estableció la doctrina Parot a través de una sentencia en el caso de Henri Parot. La doctrina establecía que las redenciones de pena (por trabajo o buena conducta) debían aplicarse sobre cada una de las penas individualmente, y no sobre el límite máximo de tiempo de cumplimiento establecido por la ley, que en ese momento era de 30 años. Esto significaba que los delincuentes con múltiples condenas deberían cumplir efectivamente cada una de ellas, sin que las redenciones se aplicaran sobre el límite de 30 años.

Esta doctrina fue altamente controvertida y generó un intenso debate sobre la proporcionalidad de las penas y los derechos de los condenados. Algunos argumentaban que la aplicación retroactiva de la doctrina Parot vulneraba el principio de legalidad y la seguridad jurídica. En 2013, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) declaró que la aplicación retroactiva de la doctrina Parot violaba el principio de no retroactividad de la ley penal más severa. Esto llevó a que el Tribunal Supremo de España modificara su criterio y aplicara la doctrina de manera prospectiva, es decir, solo a partir de ese momento.

Como resultado de la sentencia del TJUE, varios delincuentes a quienes se les había aplicado la doctrina Parot fueron liberados tras cumplir el tiempo de prisión considerado bajo la antigua interpretación. La doctrina Parot ha sido objeto de críticas y ha generado debates sobre la efectividad de las penas y el enfoque de la justicia penal en España. Según nos cuenta el abogado derecho penitenciario Félix Fernández, este hecho se ha repetido en presos de similares características.

El notorio asesino en serie, Joaquín Ferrándiz, se encuentra ahora en libertad. Durante los últimos 25 años, este recluso residió en la penitenciaría de Herrera de la Mancha hasta que finalmente abandonó sus instalaciones en la mañana de este sábado. A pesar de que la Audiencia de Castellón lo condenó en 1999 a 69 años de prisión por la muerte de cinco mujeres, Ferrándiz ha sido liberado tras cumplir la pena máxima establecida por la ley.

El asesino de las cinco mujeres de Castellón salió de la cárcel siendo recibido por varios medios, incluyendo cámaras, fotógrafos y reporteros, que lo aguardaban en las puertas de la prisión de Herrera. Posteriormente, desapareció en un taxi que lo esperaba a la salida. Ferrándiz se marchó con unas declaraciones en las que admitió que «me iré al extranjero para no ser una molestia para nadie y por respeto a las víctimas. Ciertamente, lamento mis acciones y les pido perdón». Es importante destacar que en la década de los 90, cuando se dictó la condena, aún no estaba vigente la prisión permanente revisable, la cual fue incorporada al Código Penal el 30 de marzo de 2015. Si hubiese sido juzgado en la actualidad por sus crímenes, es muy probable que Ferrándiz nunca hubiera recuperado su libertad y habría sido juzgado por un Tribunal del Jurado. Pero, a sus 60 años, se convierte ahora en un hombre libre con un extenso historial criminal a sus espaldas.

Conforme a lo que adelantó este diario el viernes pasado, la imagen actual de Ferrándiz contrasta notablemente con la que tenía en el momento de su condena en 1999, cuando contaba con 35 años. Ahora muestra cabello canoso y ha aumentado de peso desde entonces, siendo prácticamente irreconocible.

Sin embargo, este cambio es precisamente lo que busca. Funcionarios de la prisión de Herrera de la Mancha han revelado que el plan de Joaquín Ferrándiz es desvanecerse del mapa, trasladándose a vivir al extranjero y encontrar un lugar donde nadie lo reconozca. Aspira a comenzar una nueva vida, libre de la sombra de los crímenes que cometió. Según comenta el abogado delitos sexuales este preso no tuvo condena alguna sobre delitos de esta naturaleza, lo que permitió su excarcelación en estas circunstancias.

El ya liberado Joaquín Ferrándiz ha puesto punto final a las cinco vidas que arrebató con sus propias manos, e incluso lo reconoció sin reparos. Mientras estuvo en prisión, concedió una entrevista a una criminóloga, cuyo audio fue emitido hace unas semanas por TVE, en la que expresó: «Ni siquiera sé cómo eran las caras de las víctimas».


Sobre el autor

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.