Las condiciones económicas actuales han obligado a las empresas a cambiar sus prioridades y centrarse en aspectos estratégicos como la eficiencia operacional y la reducción de costes.

Cerca de nueve de cada 10 empresas reconocen que en los últimos meses han incrementado su esfuerzo por disminuir dichos costes y ser operativamente más eficientes, según la última encuesta de Ernst & Young sobre reducción de costes, realizada por The Economist Intelligence Unit entre ejecutivos de 250 compañías cotizadas.

A pesar de ello, la experiencia demuestra que el 70% de las empresas fracasa en sus objetivos sólo tres años después de haber anunciado su plan de ahorro.

Hace unos meses, cuando las empresas cerraban su año fiscal, siete de cada diez afirmaban que habían mejorado sus ingresos totales pero, en 4 compañías de cada 10, la rentabilidad había empeorado.

En la misma proporción se encontraban otros aspectos como la confianza en el mercado, el precio de la acción y el acceso a créditos. Además, un 30% percibía que las posibilidades de inversión para la expansión del negocio se habían deteriorado.

Ante esta situación, un 87% de las empresas consultadas califica la reducción de costes como un aspecto fundamental en su empresa y por eso emprenden un plan de recortes que les lleve a mejorar su competitividad y rentabilidad.

Entre las principales opciones de reducir costes, el 77% de las empresas manifestaba mejorar sus procesos de negocio y un 60% decidía reducir el coste de las partidas correspondientes a proveedores.

La optimización de sus infraestructuras tecnológicas es citada por casi el 50% de las compañías estudiadas mientras que la reducción de personal, por un 47%.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.