Se confirma una condena por delito contra la seguridad vial, por utilizar dos permisos de conducir y usarlos en conveniencia del conductor, circulando por un Estado, cuyas autoridades impiden tal conducción por infracciones cometidas, que acarrean la caducidad de su vigencia por pérdida total de puntos. No cabe que el canje se haga en defraudación de una norma penal de un Estado miembro, ni puede impedir disposiciones sancionadoras como la privación de la licencia por pérdida de puntos en uno de los Estados.

Tribunal Supremo, Sala Segunda, de lo Penal, Sentencia 612/2017, 13 Sep. Recurso 1956/2016.

El TS ha llevado a cabo un nuevo pronunciamiento sobre la interpretación del art. 384 CP  relativo al delito contra la seguridad vial -utilizando la nueva modalidad de casación en interés de ley del art. 849 LECrim  previsto en la reforma de la LECrim. 2015– aunque, en esta ocasión, referida al párrafo 1º sobre el delito de conducción sin permiso por pérdida de los puntos asignados.

Recordemos que hace muy poco, el Alto Tribunal dictó la STS 369/2017, 22 May  fijando doctrina legal sobre el delito de conducción sin haber obtenido nunca permiso o licencia de conducción del art. 384 párrafo 2º CP, donde se establece básicamente que se consideraba como tal delito a la conducción sin carnet sin necesidad de crear un riesgo concreto para la seguridad vial, es decir, sin que tenga incidencia el haberse cometido además infracción vial alguna, ni haberse realizado maniobra de consideración antirreglamentaria.

En ese caso, el acusado fue condenado por la AP Navarra a 5 meses de prisión por la comisión de un delito del art. 384.1º CP. Los hechos probados relatan que conducía el 10-3-2016 con conocimiento de que su permiso de conducir (español) carecía de puntos, y fue interceptado por agentes de la policía foral. El recurrente portaba en aquellos momentos otro carné de conducir, uno portugués, cuyo canje había efectuado tras haber cometido todas las infracciones que determinaron la incoación del expediente de pérdida de vigencia, por el cual, poco tiempo después, la Jefatura Provincial de Navarra le retiró todos los puntos, informándole (notificación de 12-1-2016) que no podía conducir en seis meses, esto es, desde el 13 de enero de 2016 hasta el 13 de julio de 2016, y por tanto, dentro de tal espacio temporal.

Se hace constar expresamente por el Tribunal que era la tercera vez este conductor la que perdía la vigencia del permiso de conducir por el mismo motivo.

La particularidad del caso de autos planteado reside, pues, en que cuando fue sorprendido conduciendo, a pesar de tener cancelado su permiso de conducir español por pérdida de puntos, ostentaba un permiso de conducir portugués que había obtenido mediante canje –en algún momento anterior a la resolución sancionadora de retirada de los puntos, pero después de cometidas las infracciones cuya sanción implicaba y que dieron lugar al expediente sancionador-.

Para el Supremo, tal permiso portugués ni implica atipicidad de la conducta ni, por tanto, invalida la condena impuesta, que es confirmada totalmente. En realidad –argumenta la Sala-, en el caso enjuiciado se está en presencia de un fraude de ley.

Al amparo de la Directiva 91/439  junto a la Directiva 2006/126/CE -que regulan a nivel europeo el canje del permiso de conducir-, puede obtenerse éste para aquellas personas que residan más de medio año en otro Estado miembro de la UE; pero lo que no puede conseguirse es contar con dos permisos de conducir, uno caducado por pérdida de puntos, y otro perteneciente a país distinto del que se conduce cuando se es sorprendido sin vigencia por pérdida de puntos.

No cabe que el canje se haga en defraudación de una norma penal de un Estado miembro, ni puede impedir disposiciones sancionadoras, de tal manera pueda dejar de aplicarse la imposición de una sanción de privación de la autorización administrativa de conducir vehículos por pérdida de puntos en uno de los Estados.

A su vez, el Real Decreto 1055/2015, de 20 de noviembre , por el que se modifica el Reglamento General de Conductores, aprobado por Real Decreto 818/2009, de 8 de mayo , en correspondencia con la aplicación plena desde el día 19 de enero de 2015 de la Directiva 2006/126/CE , y sin excepción alguna en ningún Estado miembro de la Unión Europea, supone la implantación efectiva de un modelo único de permiso de conducción en todos los Estados miembros, cuyas características y plazos de vigencia también han de ser armonizados de acuerdo a sus prescripciones.

De todo ello resulta – concluye la Sala – que no se puede estar en posesión de dos permisos, y usar el que convenga en cada momento, sobre todo cuando se circula por un Estado cuyas autoridades impiden tal conducción como consecuencia de las infracciones cometidas, que acarrean la caducidad de su vigencia por pérdida total de puntos.

En suma, que no puede pretenderse, por el hecho de detentar el acusado el referido permiso portugués mediante canje, al ser residente en el extranjero, ser de mejor condición que el resto de ciudadanos nacionales que tienen únicamente el permiso de conducir español; si pierde, como perdió, la vigencia del permiso de conducir en España no puede su conducta quedar impune.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.