Tras nueve años el senado despachó a segundo trámite el proyecto que declara imprescriptibles los delitos sexuales contra menores.

De manera unánime la Sala del Senado aprobó el proyecto que declara imprescriptibles los delitos sexuales contra menores, luego de nueve años de tramitación legislativa. La iniciativa logró pleno respaldo por parte de los senadores, con 35 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones.

El gobierno del Presidente Piñera, en su compromiso con la niñez, desde el primer dijo que iba a poner a los niños y a sus problemas antes que ninguna otra consideración.

“Y lo que hicimos fue a oír a las víctimas, a quienes habían sido objeto de abusos sexuales en forma reiterada y que lo sufrieron durante muchos años sin poder expresarlo o sin poder perseguir a los responsables de esos abusos”, explicó el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín.

La iniciativa tiene por objeto permitir que quienes han sido víctimas de este tipo agresiones puedan denunciar su perpetración y a sus victimarios cuando se encuentren realmente preparados para hacerlo y enfrentarlo, sin que corran el peligro que las acciones legales para hacer efectiva la responsabilidad hayan prescrito.

La moción que hoy es aprobada, en realidad fue impulsada ya en el año 2010 por los senadores Jaime Quintana, Ximena Rincón y los ex parlamentarios Patricio Walker y Fulvio Rossi, pero había tenido un escaso avance en el Congreso.

Pero en mayo de 2018 y en medio del impacto por la muerte de Ámbar, la menor de un año y siete meses que falleció tras ser brutalmente agredida y violada presuntamente por la pareja de su tía, el gobierno del Presidente Sebastián Piñera decidió reactivar la tramitación de la iniciativa parlamentaria, presentarle indicaciones para perfeccionarla y ponerle urgencia.

Así, luego de una extensa revisión por la Comisión de Constitución, y la Comisión Especial de Infancia, ambas de la Cámara Alta, la iniciativa quedó lista para ser votada en sala, para culminar así su primer trámite constitucional y ser despachada a la Cámara de Diputados.

La iniciativa aprobada tiene su fundamento en la necesidad de permitir que quienes han sido víctimas de estas agresiones puedan denunciar la comisión del hecho y a sus victimarios cuando se encuentren preparados para hacerlo y enfrentarlo emocionalmente, sin que corran el peligro que las acciones legales para hacer efectiva la responsabilidad hayan prescrito.

El Ministro Larraín concluyó con la siguiente aseveración: “Esta es una señal muy potente. Desgraciadamente, ha corrido mucha agua por el puente, ha habido mucho dolor. Y creo que las dificultades jurídicas —que las hay, tanto en el ámbito constitucional como penal, así como las dificultades que tiene en el ámbito probatorio— fueron todas superadas, por el compromiso de todos, de las víctimas, y quienes los han representado, de los parlamentarios y del Gobierno, que supo canalizar y colaborar a que esto fuera realidad, para decirle al país que quienes cometan abusos sexuales contra de niños, niñas y adolescentes van a ser perseguidos hasta que paguen sus delitos”.

Fuente: Presidencia de la Nación, Chile