Enrique LópezNos recibe en una Audiencia Nacional sitiada por pasquines que rezan: “Sin Justicia no hay derecho”. Hoy está convocada la tercera huelga de jueces de la democracia, pero Enrique López ha decidido no colgar la toga. El magistrado, ex portavoz del Consejo General del Poder Judicial, comienza la conversación mostrando su rechazo más profundo a una huelga que dice es contraria a la Constitución.

¿Por qué está en contra?
Yo creo que los jueces no tenemos derecho a la huelga. Al margen de que legalmente no esté prohibido, que haya una ausencia de regulación, creo que se deduce de la propia Constitución que los miembros de un poder del Estado, como los jueces, al margen de tener una relación funcionarial, no tenemos derecho a la huelga.

¿Pero había razones para convocarla?
No, en absoluto. No hay razones objetivas que justifiquen la huelga al margen de que legítimamente se pueda estar en contra de algunas reformas legislativas. Respeto la libertad de expresión canalizada de forma individual o a través de las asociaciones, pero entiendo que las iniciativas legislativas que hay en estos momentos no justifican de modo alguno la huelga.

Una de las razones que esgrimían los huelguistas era el aumento de carga de trabajo por la supresión de los jueces interinos. ¿Qué opinión le merece esta decisión del Gobierno?
Estoy absolutamente de acuerdo. Hay que reducir al máximo la justicia no profesional. Creo que es una anomalía en un estado de derecho como el nuestro, sin perjuicio de que valore el trabajo que han desarrollado muchos de los jueces y magistrados sustitutos. Yo preguntaría a cualquiera qué opinaría si nombrásemos como policías sustitutos a guardias jurados. Los ciudadanos tienen derecho a que el derecho a la tutela judicial efectiva lo administre un juez profesional y no uno sustituto. Hay que eliminar totalmente la Justicia interina. Las sustituciones deben ser realizadas entre jueces, eso sí, debidamente remuneradas. Ese esfuerzo de trabajo si es remunerado, es asumible.

Pero han asumido más trabajo y acaban de sufrir recortes salariales como la supresión de la paga extra de Navidad.
Son los mismos recortes que ha sufrido toda la función pública española y forman parte de la situación actual de crisis. Cualquier persona que perciba un sueldo del Estado debe estar sometida a los mismos criterios de restricciones que el resto. No tiene por qué haber colectivos especialmente favorecidos.

Hay una indignación generalizada de la Justicia con la Ley de Tasas Judiciales, ¿usted la comparte?
No, no entiendo la unión que ha habido en la Justicia teniendo en cuenta que una inmensa mayoría de jueces venimos reclamando ya desde hace muchos años la tasa como un elemento de uso racionalizador de la Justicia. Yo no valoro la ley ya aprobada, ni en sentido positivo ni negativo, pero sí estoy a favor del concepto de tasa como existen en la inmensa mayoría de países de nuestro entorno.

Los detractores denuncian que son abusivas y, como consecuencia, quiebran el derecho a la tutela judicial efectiva.
No entro a valorar la cuantía de las tasas, pero sí estoy a favor del concepto para generar en el ciudadano una conciencia de servicio público, porque el servicio público tiene un coste, más allá de lo que cuesta un abogado o un procurador.

Otra reforma polémica es la Ley Orgánica del Poder Judicial, ¿menoscaba la independencia judicial?
No, el modelo de gestión del Consejo General del Poder Judicial puede ser asumido de diferentes formas y todas ellas tienen cabida en nuestro texto constitucional. Creo que es una cuestión que se puede discutir desde el principio de organización de un órgano y ahí caben todas las posturas. Pero como juez, yo personalmente me siento tan independiente en estos momentos como en un consejo que tenga la mayor parte de sus vocales no adscritos de forma permanente al consejo. Por eso entiendo que cuando se hace una crítica de los proyectos de leyes en general, hay que tener mucho cuidado en el uso de la independencia del poder judicial porque podemos transmitir a la sociedad un mensaje de riesgo de la independencia de los jueces y creo que la independencia de la judicatura  en España está plenamente garantizada con este modelo de consejo o con el propuesto.

¿El Gobierno está siguiendo una política abusiva de indultos como ya hizo Zapatero en el tiempo de descuento de su última legislatura?
Ni yo ni nadie ha hecho un estudio sobre todos los indultos concedidos a lo largo de nuestra historia democrática para hacer una crítica generalizada al derecho de gracia que tiene concedido el Gobierno a través de la Constitución. Hay que hacer un estudio en profundidad y no sólo sobre un caso que puede ser más o menos polémico. Pero hay que resaltar que el derecho de gracia no es un derecho ajeno a democracias tan asentadas como la norteamericana, por ejemplo.

Los múltiples casos de corrupción han traído a los jueces una buena noticia: las encuestas dicen que ahora están más valorados por la sociedad. ¿Por qué?
La valoración de los jueces individualmente considerados siempre ha sido muy alta, mucho más que la valoración del servicio público de la Justicia. Obviamente, los aumentos o las disminuciones en esta valoración dependen mucho de casos concretos, pero no de la valoración general de los jueces, sino de casos que generan mucha atención mediática. En ese sentido, vivimos un momento de asuntos que tienen que ver con la corrupción que tienen una gran atención.

¿La judicatura tiene los suficientes medios para hacer frente a la corrupción?
La petición de medios siempre tiene que obedecer a necesidades racionales y, en ese sentido, nuestra planta judicial no es la ideal, pero estamos mucho mejor que hace 10 o 20 años. En estos momentos somos más de 5.000 jueces en España y creo que los medios, no siendo los ideales, son los suficientes como para luchar con eficacia contra la corrupción.

 

2 Comentarios

  1. Usted y la casta que representa si que es una anomalia para la administracion de justicia. En sanidad por ejemplo, para su informacion hay cirujanos cardio vasculares que son interinos y eso no significa nada, porque la profesionalidad y el conocimiento no tiene nada que ver con eso. Usted aboga simplemente por un sistema de oposiciones trucado en el que son favorecidos las personas sumisas para usted y su casta y que luego tienen que pagar por su pertenencia a esa casta, por eso muchos aprueban sin cantar todos los temas, trucan los sorteos de fichas, y no se graban para que no puedan ser objeto de revision, Usted es un heredero del caciquismo del Conde Romanones.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.