La fundación estudia e informa sobre la regulación y aplicación práctica de los sistemas fiscales en España y la UE
La fundación estudia e informa sobre la regulación y aplicación práctica de los sistemas fiscales en España y la UE

La Fundación Impuestos y Competitividad presentó la semana pasada el trabajo “Cuestiones controvertidas en relación con la Fiscalidad Internacional y Competitividad”. El documento diagnostica los problemas de la fiscalizad internacional  y las necesidades de las empresas españolas en esta materia con objeto de que sean atendidos en la reforma fiscal que se presentará en unas semanas y se aplicará a partir de 2015.

Los principales retos en materia de fiscalidad internacional están en la coordinación. El informe destaca que la regulación internacional en materia de Impuesto de Sociedades es muy compleja, hecho que dificulta cada vez más la actividad de la empresa española a medida que aumenta su exposición internacional. Aunque existen consensos mínimos sobre la necesidad de mantener los tipos del gravamen no muy altos y la conveniencia de que el tipo sea nominal y efectivamente el mismo, queda un largo recorrido en otros aspectos. El documento destaca por ejemplo que los distintos ordenamientos imputan los beneficios en distintas fases del periodo impositivo y que no existe un consenso sobre como deben tributar los nuevos modelos de negocio vinculados a la red.

El informe destaca la idoneidad de que la reforma fiscal sirva precisamente para otorgar soluciones a estos retos técnicos y prácticos, que además irán cobrando más importancia a medida que la empresa española se internacionaliza.También cuenta con una relación de posibles soluciones.

El documento ha sido coordinado por profesionales de Baker & Mckenzie y Deloitte Abogados y recoge la opinión de expertos fiscales y un detallado análisis del sistema tributario español. Fue presentado la semana pasada en la sede de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) en un acto que contó con la presencia del director General de Tributos del Ministerio de Hacienda, Bernardo Soto Siles.

La Fundación Impuestos y Competitividad trabaja desde 2011 para mejorar la coordinación de los sistemas fiscales de España y de la Unión Europea a través de la investigación y la proposición de medidas que mejoren la regulación de esta materia. Su Patronato está formado por Baker & McKenzie, Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, Deloitte Abogados, EY Abogados, Garrigues, KPMG Abogados, PwC Tax & Legal Services y Uría Menéndez.

1 Comentario

  1. Demasiado experto acude en amparo de la ingente cantidad de normas sucesivas que encadena nuestro Gobierno. En tanto que adverbio de cantidad, demasiado indica exceso y este nunca es bueno como conocemos.

    Acuden a la cita amiguetes y simpatizantes que se aplican en asignar conocimientos al objetivo político previamente decidido. No es de estrañar que las leyes tengan, en algunos casos, buenas exposiciones de motivos que luego no se refrendan en el contenido normativo único que interesa al Poder Judicial.

    La fiscalidad no tiene secretos, junto con el Derecho Penal el Derecho Fiscal es el repudiado por la sociedad. Eso no significa que esta no vea la importancia de cooperar economicamente para obtener ventajas de tipo social que han de ser visibles, significa que no se puede tributar “a toda costa” bajo el manto pseudoreligioso del reconocimiento político al esfuerzo colectivo. Esfuerzo que para algunos supone la pérdida de bienes y la capacidad de tirar adelante una familia; es la hora de dejar de llorar políticamente y hacer lo que hay que hacer que es contribuir conforme a la capacidad de cada cual primando el derecho constitucional a la vida. El FMI muy criticada en América del Sur, cuando pasaron su crisis, viene a España – con sueldos superiores a los del presidente del país- a dar consejos que por conocidos son innecesarios y todo porque prestan dinero que debemos devolver y nuestro Gobierno que simpatiza con el superpoder se encuentra con el amparo buscado para aplicar el martillo de la justicia sobre el ciudadano herido. Nos levantamos cada dia pagando y no hay acción diaria que no tenga un tributo ligado, ¿qué hacen con nuestro dinero? y ¿cómo aplican en realidad el dinero recaudado?, para los economistas es cosa de “quesitos” para la ciudadania pago de deuda que no tendriamos que necesitar en la cantidad creciente solicitada y mala distribución de lo recaudado que, a veces, beneficia siempre a los mismos.

    En resumen, menos impuestos a las empresas si hay que reactivarlas pero recordando que este hecho historicamente nunca a beneficiado a los ciudadanos que o bien han acabado pagando igual o lo mismo por los productos ofrecidos al mercado o bien, y más criticable, han acabado pagando más por los tributos existentes o por la creación de nuevos tributos (cuidado con las tasas que la denominada troyka no sabe ver ni valorar). ¿Qué hacer?, pensar más y mejor, tal vez es hora de recuperar el Impuesto del Lujo, de implantar sin más aletargamiento la tasa por las operaciones bursátiles, etc; lo que no hay que hacer es perseguir siempre al mismo porquè hay límites que superados llevan a la desesperación que cuando es colectiva es infranqueable.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.