La Comisión de Cultura va por una Ley General de Bibliotecas que optimice y actualice el funcionamiento de estos recintos.

Miembros de la Comisión de Cultura mostrarán una iniciativa para expedir la Ley General de Bibliotecas, a fin de mejorar su funcionamiento, darles un enfoque territorial, de protección a la diversidad cultural y actualizar las directrices para la dotación de libros y material audiovisual.

El proyecto pretende optimizar los servicios bibliotecarios para contribuir a la divulgación, formación, promoción y fomento de la lectura en todos los niveles educativos y sociales.

Uno de sus objetivos consiste en proteger la diversidad cultural y actualizar las directrices para la dotación de libros y material audiovisual.

Actualmente la Red Nacional de Bibliotecas Públicas opera 7.413 recintos y proporciona servicios gratuitos a más de 30 millones de usuarios anualmente. Sin embargo, la cobertura sigue siendo insuficiente ya que 175 municipios del país no cuentan con bibliotecas públicas.

Además, no se les han proporcionado nuevas colecciones y gran parte de ellas no tienen acceso a internet. A ello se suma la alta movilidad del personal responsable de la atención a los usuarios de las bibliotecas y su baja remuneración salarial.

Por otro lado, no existe un sistema de búsqueda general interbibliotecaria que permita localizar libros especializados, raros o descatalogados en el universo de bibliotecas públicas, privadas y especializadas que hay en el territorio nacional.

Otro inconveniente surge de que las bibliotecas públicas estén adscritas a diferentes órdenes de gobierno y dependen de varias instituciones, lo que dificulta establecer un estándar en cuanto a servicios bibliotecarios y respecto de los acervos de consulta.

Si bien existen elementos generales que han permito abrir bibliotecas públicas en muchas localidades del país, persisten asimetrías considerables en la prestación de los servicios, a pesar de los procesos de certificación de las personas responsables de los servicios bibliotecarios.

Ante este panorama, los legisladores desean establecer bases de coordinación entre los tres niveles de gobierno y definir políticas de establecimiento, sostenimiento y organización de estos centros de conocimiento.

Conjuntamente se deben precisar las normas básicas de funcionamiento de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas y la integración del Sistema Nacional de Bibliotecas.

La biblioteca pública debe definirse como un espacio dinámico dispuesto para la consulta de publicaciones impresas, digitales o virtuales, o una combinación de ellas, superior a 500 títulos, catalogadas y clasificadas en los términos de las normas técnicas y administrativas aplicables.

La Ley General de Bibliotecas busca fortalecer las atribuciones de los estados en lo relativo a las redes estatales de bibliotecas, integración de sus acervos, uso de normas técnicas de catalogación y clasificación del material bibliográfico, actualización tecnológica de los recintos, dotación de servicios, temas de conservación preventiva y correctiva de las colecciones y respecto del nombramiento y remuneración de las y los bibliotecarios, entre otros temas.

Finalmente, dentro de los objetivos cabe destacar la necesidad de que el personal destinado a la operación de una biblioteca deba ser capacitado, por lo que será obligación de las autoridades ofrecer capacitación continua y pertinente a los trabajadores.

Fuente: Senado de la República de México

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.