Diversas marcas han sacado provecho de la cultura mexicana y han perjudicado económicamente a sus comunidades.

El senado de México aprobó la Ley General de Salvaguardia de los Elementos de la Cultura e Identidad de los Pueblos y Comunidades Indígenas, con el objetivo de evitar que las grandes empresas lucren a costa de sus diseños y expresiones. La normativa reconoce el derecho a la titularidad de las comunidades sobre los elementos que forman parte de su cultura e identidad.

Al respecto, la presidenta de la Comisión de Cultura del Senado, Susana Harp, señaló que las sanciones por este tipo de delitos van desde los 3 hasta los 10 años de prisión, y multa de 2 mil a 50 mil unidades de media. Para Harp, esta ley permite un mayor reconocimiento a los pueblos que han conservado el patrimonio cultural del país.

En tanto, la presidenta de la Comisión de Asuntos Indígenas, María Leonor Noyola Cervantes, resaltó que por fin los pueblos y comunidades tienen respaldo jurídico sobre sus elementos culturales y relacionados a su identidad, a fin de evitar que sean plagiados por terceros. A partir de ahora, en caso de que alguien quiera hacer uso de estos elementos, deberá firmar un contrato, lo cual beneficiará las condiciones de vida de las comunidades.

Por otro lado, la senadora de Movimiento Ciudadano, Verónica Delgadill, indicó que esta ley pone fin a que los pueblos sigan siendo rehenes de intereses comerciales que han “banalizado” las manifestaciones culturales históricas y que han atentado contra sus derechos económicos.

La norma reconoce la diversidad de manifestaciones y establece las disposiciones para que los pueblos definan aquellos elementos de su cultura que son temporalmente accesibles, así como aquellos de acceso restringido para terceras personas.

La legislación contempla, entre otras cosas, la creación de un Sistema Nacional de Salvaguardia, el cual establecerá las bases de cada gobierno, así como de cada institución que lo conforman, así como para proteger y velar por estos derechos.

Las sanciones locales fortalecen la defensa de las comunidades, si bien hay un marco internacional que protege las manifestaciones culturales y que ha sancionado diversos casos. De acuerdo con Elena Torres, redactora en jefe de Moda de Superguapas, uno de los casos tiene que ver con la Carolina Herrera, una de las marcas más populares de la industria de cosméticos.

“En 2019 la secretaria de Cultura de México, Alejandra Frausto, envió una carta a la casa de moda Carolina Herrera, en la cual se la acusaba de usar, para beneficio propio, técnicas de bordado y patrones identitarios de pueblos indígenas para su colección Resort 2020, la cual fue mostrada a personalidades de la industria en exposiciones en la sede neoyorquina de la marca”, refiere.

Las redes criticaron a la marca, hecho que remarcó la necesidad de contar con un marco legal que proteja las manifestaciones culturales de México. Ello, sumado a las leyes internacionales, garantizará que no se cometan plagios y se sancione a quienes saquen provecho.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.