Rehn pidió no entrar en un «debate teológico» sobre la participación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y subrayó que en todo caso el «liderazgo» debe corresponder a la UE.

El presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, mantiene contactos con los principales líderes europeos -entre ellos la canciller alemana, Ángela Merkel; el presidente francés, Nicolas Sarkozy; el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; y el primer ministro griego, George Papandreu- para decidir si convoca una cumbre extraordinaria de los países de la eurozona previa al Consejo Europeo que empieza este jueves para aprobar el plan griego, informaron fuentes diplomáticas.

La convocatoria de la cumbre del Eurogrupo significaría que Alemania ha levantado sus últimas reservas y que ya hay acuerdo sobre el rescate de Grecia, según las fuentes. «Si hay posibilidades de que haya una decisión política pensamos que sería útil celebrar esta reunión», afirmó Rehn.

«Pido a los Estados miembros, y especialmente a los de la eurozona, que alcancen una decisión esta semana para demostrar que la eurozona es capaz de gestionar la grave situación a la que nos estamos enfrentando», insistió el comisario de Asuntos Económicos.

«Todavía estamos a tiempo. La Comisión está trabajando de forma muy dura e intensa junto con los países de la eurozona y los presidentes del Consejo Europeo y del Eurogrupo para alcanzar una decisión política esta semana que garantice la estabilidad financiera en la eurozona si es necesario», dijo Rehn. Y reiteró que el plan no vulnera la cláusula del Tratado que prohíbe rescatar a un país y que su activación no será «automática».

Por lo que se refiere a la participación del FMI en el plan de rescate a Grecia, una de las condiciones que exige Alemania y que ya ha aceptado el resto de socios, el comisario de Asuntos Económicos reiteró que el Ejecutivo comunitario prefiere «una facilidad europea para un problema europeo, con un liderazgo europeo y unas condiciones políticas decididas por la UE».

«No queremos entrar en ningún tipo de debate teológico sobre el FMI. Considero al FMI como un socio y ya cooperamos muy bien con él», agregó Rehn.

Insistió además en la «urgencia» de adoptar una decisión porque, pese a las medidas de ajuste adoptadas, ni Grecia ni la eurozona «están todavía a salvo porque todavía hay preocupaciones sobre la estabilidad financiera». De ahí la necesidad de un mecanismo «que pueda activarse rápidamente en caso de necesidad».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.