El juzgado de primera instancia nº 4 de León ha anulado un contrato de adquisición de acciones de Banco Popular condenando al Banco Santander a devolver la cantidad de 4.403,75 euros a los afectados.

A criterio de la jueza encargada del caso, ”la prueba practicada, los indicios apreciados al producirse inmediatamente una crisis que no procede de la retirada masiva de fondos, la aparente ocultación de la verdadera situación patrimonial del banco, el reconocimiento de la crisis inmediata a la ampliación de capital, la petición de renuncia a acciones para resarcir, y la prueba intentada y no obtenida por causas no imputables al adquirente de las acciones, permiten concluir que se incurrió en error que invalida el consentimiento y provoca la anulación de la operación de adquisición de las acciones”. Igualmente añade que “la demandada no ha probado que la descapitalización de la sociedad podría ser causada por la retirada masiva de fondos, en lugar de por una situación patrimonial comprometida. Al contrario, la comunicación de un hecho relevante que verifica Banco Popular a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el 11 de mayo de 2017, lo que afirma es que ‘es falso igualmente que haya datos de la Asociación Española de Banca que manifiesten que el banco perdió 6.000 millones de euros de depósitos en el mes de enero’.

venta de acciones PopularRubén Cueto, socio director de Vallverdú Abogados, destaca: “Sentencia a sentencia, y van trece, vamos acreditando que las cuentas del Banco Popular no reflejaban la imagen fiel de la empresa, y así vamos logrando que los afectados recuperen su dinero. El año que viene es un año crucial en la lucha contra la mala praxis del Popular, porque a aquellos que no inicien reclamaciones judiciales se les va a caducar el plazo.”

Fuente: Vallverdú Abogados