Las familias españolas acumulan cada vez más deudas debido a la  inflación acumulada de los últimos meses, consecuencia de la actualidad económica. Sin ir más lejos, los datos del Banco de España demuestran que la deuda de los hogares se incrementó en 5.700 millones en el segundo trimestre del año, pasando de 712.000 millones en el segundo trimestre de 2021 a 717.000 en el mismo periodo de 2022. A esto hay que sumar el hecho de que el Índice de Precios de Consumo ha aumentado un 5,3% en lo que va de año respecto a 2021 según datos del Instituto Nacional de Estadística.

Ante esta realidad económica compleja, son muchas las familias que, ahogadas por las deudas y la falta de dinero disponible para llegar a final de mes, se ven obligadas a acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, un proceso administrativo que permite a particulares y autónomos solicitar a una serie de condiciones para cancelar sus deudas y conseguir superar esta situación económica compleja, consiguiendo una segunda oportunidad económica. Esta ley es válida tanto para autónomos como para particulares, por lo que todas las personas físicas pueden acogerse.

Las personas que se acogen a esta ley pueden llegar a eliminar todas sus deudas total o parcialmente. Es decir, dependiendo de la situación particular de cada solicitante, podrá eliminar parte o toda su deuda. En algunos casos se llega incluso a plantear un plan de pagos, lo cual es otra solución para pagar a los deudores de manera factible y compatible con la vida sin arruinarse.

Cabe destacar que no ocurre lo mismo cuando la deuda es pública, es decir, si alguna de esas deudas es contraída con Hacienda Pública o Seguridad Social, solo se podrá exonerar 10.000€ por cada uno de los organismos públicos, siendo un total de 20.000€.

Requisitos para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Una vez clara la intención con la que se solicita la Ley de Segunda Oportunidad, hay que conocer qué personas pueden solicitar este proceso. Son muchos los aspectos a tener en cuenta y es importante cumplir todos los requisitos de la Ley de Segunda Oportunidad. Entre otros, los principales requisitos son:

  • Demostrar que no puede pagar las deudas: Dado que la Ley de Segunda Oportunidad está pensada solo para ayudar a las personas en una situación económica verdaderamente vulnerable, es necesario demostrar la imposibilidad de asumir el pago de las deudas que se poseen. Para demostrarlo, la persona física o autónomo en cuestión debe poder demostrar que ni liquidando sus activos puede hacer frente a las exigencias de los deudores, es decir, carecer totalmente de capacidad de hacer frente a sus deudas.
  • Acreditar que se ha actuado de buena fe: Este es sin duda el asunto más complejo de “defender” porque atiende a criterios menos objetivos que los dos requisitos anteriores. Sin embargo, sí que existen ciertas normas que se tienen en cuenta y se considera que la persona ha actuado de buena fue cuando: 
    • Ha intentado llegar a un acuerdo con sus acreedores
    • No ha cometido delitos económicos
    • No ha provocado voluntariamente su quiebra para acogerse a la ley
    • No se ha acogido a ella en los últimos diez años (la ley es de 2015, así que los acogidos ya en algún momento tendrían que esperar para volver a hacerlo).
  • Además las deudas no pueden superar los cinco millones de euros.

Alternativas a la Ley de Segunda Oportunidad

A menudo muchas personas solicitantes de la Ley de Segunda Oportunidad se ven ahogadas en deudas que pueden llegar a ser abusivas, es decir, que sumando las cuotas de una tarjeta de crédito o de un microcrédito junto con el resto de gastos y facturas (vivienda, comida, etc) no llegan a fin de mes. Por eso es necesario un estudio previo, ya que detrás de muchas de estas deudas contraídas esconden intereses usureros, los cuales se pueden reclamar y pueden llegar a soluciones más rápidas y fáciles.

Cuando se reclaman deudas abusivas lo común es recuperar el dinero de más pagado en intereses abusivos, y se conservarían todos los bienes que, de lo contrario, se perderían con la Segunda Oportunidad. Por eso es importante realizar un exhaustivo análisis previo de todas las deudas.

Acogerse a Ley de Segunda Oportunidad o reclamar deudas abusivas

Cada situación es diferente y se debe aplicar una solución personalizada, esto es algo que se aplica en empresas como Reclama Por Mí, cuyos expertos explican que existen diferentes soluciones para un mismo problema: exceso de deuda contraída. En dependencia del tipo de deuda, la situación personal, familiar, y los recursos disponibles es necesario seguir un camino u otro para llegar al mismo objetivo: en ocasiones aplicando reclamaciones contra usura, y en otras solicitando a la Ley de Segunda Oportunidad. Para conocer el camino exacto, lo mejor es realizar un estudio exhaustivo gratuito para ayudar a las personas afectadas.

“Muchas de las deudas que acumulan los españoles pueden cancelarse por abusivas y los usuarios pueden recuperar el dinero pagado de más. Para el resto de casos en el que simplemente se hayan visto ahogados por las deudas corrientes y no puedan hacerles frente conviene más solicitar la Ley de Segunda Oportunidad, en cualquier caso siempre ofrecemos un estudio gratuito, de manera que antes de hacer nada se conozcan las diferentes soluciones.”, concluye Javier Moyano, COO de Reclama Por Mí.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.